Fan Voice

Mbappé no ganará nunca el Balón de Oro si sigue en París

Miguel A. Sánchez
Mbappé
Mbappé / John Berry/Getty Images
facebooktwitterreddit

A veces las verdades duelen. A veces, esa misma sinceridad, ofende y lleva a la crítica. No todo el mundo está preparado para escucharla, no todos, incluso aunque no sean receptores de este arranque de sinceridad, toleran esos hechos que laten en el ambiente, pero nadie se atreve a decir. Esto no le importa a Anelka. El delantero francés siempre ha sido polémico por sus actos y por su boca. Jamás ha callado ante nadie y ha dado su opinión más veces de las que debería. Lo ha vuelto a hacer y ha advertido a Kylian Mbappé que si quiere convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo y no ser criticado con su selección, debe salir de París.

El francés ha sido muy claro y prácticamente podría afirmar cada una de sus palabras. Anelka ha afirmado que lo puede hacer muy bien en París, pero siempre le recriminarán no haber salido de Francia y no haber demostrado su valía en las grandes ligas. Además, le espeta a que si quiere ganar el Balón de Oro tiene que firmar por el Real Madrid… o a cualquier otro gran club de estas grandes ligas.

Kylian Mbappe
Mbappé / Marcio Machado/Getty Images

El ejemplo del Real Madrid sale a la palestra porque los blancos son el club más decidido en abarcar su fichaje. Florentino Pérez quiere que Kylian Mbappé sea su nuevo galáctico y el francés, si de verdad quiere convertirse en el mejor jugador del mundo, debe querer también llegar al Santiago Bernabéu.

Kylian Mbappé disfruta en el París Saint-Germain, pero la competición va mucho más allá del disfrute. En el Parque de los Príncipes, más de la mitad de los clubes a los que recibe ni tan siquiera se acercan al nivel del suyo. La Ligue 1 es muy desigualada y así los jugadores pierden competitividad. Un jugador no puede convertirse en el mejor del mundo compitiendo contra el Clemont o el Stade Brestois, con todo mi respeto a estos clubes, por supuesto.

Así que, en definitiva, si Mbappé quiere dejar de ser una joya en progreso y comenzar a ser considerado como el mejor jugador del mundo o, como mínimo, del continente europeo, su camino está en un avión de la capital gala a la española. El futuro solo está en Madrid.

facebooktwitterreddit