Fernando Hierro: "Diego Maradona era el fútbol de la gente, de la calle. Todos nos veíamos representados en él"

Diego Yudcovsky
May 11, 2021, 3:43 PM GMT+2
Entrevista exclusiva con Fernando Hierro
facebooktwitterreddit

En esta segunda parte de la entrevista exclusiva para 90min, conversamos con Fernando Hierro sobre sus tiempos como jugador y entrenador de la selección española, qué sintió cuando fue designado, a días de comenzar el Mundial de Rusia, al frente de la selección y cómo ve al combinado de Luis Enrique de cara al futuro. Además, rememoró aquella final de la Copa Intercontinental 2000 ante Boca Juniors y nos regaló una frase imperdible sobre Diego Armando Maradona.

Hierro fue internacional con España en 89 oportunidades y capitán entre 1998 y 2002. Curiosamente, ocupa la 4° posición entre los máximos goleadores de la historia de la 'Furia Roja' con 29 tantos, detrás de David Villa, Raúl González y Fernando Torres. Además, fue mundialista en cuatro certámenes consecutivos (1990, 1994, 1998 y 2002) y disputó dos Eurocopas (1996 y 2000).

A partir de una situación totalmente atípica, en 2018 Hierro tuvo la oportunidad de ser el entrenador de la selección de España en el Mundial de Rusia. A pocos días de comenzar el torneo, se hizo público que Julen Lopetegui, líder de "La Roja", tenía todo acordado para ser el director técnico del Real Madrid luego de Mundial. Como era de esperarse, la noticia cayó como un balde de agua fría en la dirigencia, que decidió despedir a Lopetegui inmediatamente.

Sin dudarlo, Hierro se hizo cargo del banquillo y logró avanzar con su selección hasta los octavos de final, instancia en la que perdieron por penales ante Rusia.

¿Qué significa para usted ser un emblema de la historia de la selección española?

Lo considero con normalidad en el sentido que en mi vida he cumplido muchos sueños. Cuando uno empieza a jugar al fútbol quiere estar en un equipo grande y llegar a la selección. Provengo de una familia muy futbolera: mi padre fue jugador, mis tres hermanos mayores también y soy muy futbolero.

Uno sueña en su barrio, en su colegio, que quiere jugar en fútbol 11. Desde niño me encantaba el Real Madrid y tuve la suerte de jugar 14 años. A su vez, el hecho de representar a mi país, tanto a nivel europeo como mundial, fue un orgullo. Me considero un suertudo, porque he tenido la oportunidad de cumplir mi sueño. Después, si soy un emblema o no, es cuestión de gustos, si le preguntas a mi madre, seguramente te dirá que soy el mejor, je. Pero lo cierto es que tanto en la historia de la selección como del Madrid han habido defensas extraordinarios. Ha sido una satisfacción.

Fernando Hierro
Hierro con la camiseta de la selección española. / TOSHIFUMI KITAMURA/Getty Images

¿Cómo fue el momento en el que se hizo cargo de la selección española previo al Mundial de Rusia 2018? ¿Qué sintió por esa designación?

Responsabilidad, sin duda. Si lo tuviese que volver a repetir, lo haría, porque además de haber estado 13 años como jugador, lo había hecho cuatro como director deportivo. Fueron casi 18 años.

Hay momentos y momentos, cuando uno está ese tiempo en la Federación, a la que me ha dado mucho orgullo pertenecer, es muy difícil decir "no". Sabíamos todos las complicaciones, no había pasado nunca una situación similar. También, como agradecimiento por lo que significa el fútbol español para mí, debía dar ese paso adelante faltando tres días para el Mundial.

¿Cómo ve al equipo de Luis Enrique? ¿Quiénes son los jóvenes a tener en cuenta en esta selección?

Tenemos que entender que los que llevarán adelante el proceso son los jóvenes. Se va a jugar la Euro 2021y a partir de ahí olvidarse del pasado. Lo que hemos vivido como selección de ganar esas tres competencias consecutivas (Eurocopa 2008 y 2012 y Mundial 2010), no lo ha hecho ninguna en el mundo: ganar dos campeonatos europeos y un Mundial en seis años consecutivos.

Nos debemos olvidar de esos títulos, de las comparaciones, de si un jugador se parece más a otro. Tenemos que pensar en la selección de Luis Enrique y que sea la que nos represente a todos, porque Luis es un magnífico entrenador, porque sabe lo que representa esa camiseta, que todos sabemos lo que fue en Barcelona como entrenador. Le ha tocado un cambio generacional y tendrá el compromiso de los jóvenes. España siempre ha tenido muy buenos jugadores, a veces consiguiendo títulos, otras no, pero lo más importante es olvidarse de todas las otras España. Yo estoy seguro que nos irá bien.

Usted fue uno de los grandes capitanes de la selección y hoy quien porta la cinta de capitán es Sergio Ramos. ¿Quién puede ser su sucesor?

Eso es muy difícil. Llevar la mochila de ser el capitán de una selección o un club no es tan fácil. Yo viví esa situación durante cuatro años y no es sencillo. Sergio lo representa con mucha naturalidad, con tranquilidad. Todos entendemos que los capitanes casi siempre están para las situaciones más dolorosas. Cuando ganas un título eres quien levanta la copa, pero para el 90% estás en situaciones complejas, difíciles, tienes que gestionar, representar a tu colectivo, a tu país, a tu club.

A los capitanes se los llama para cuando hay un problema y eso Sergio lo lleva muy bien. No es un problema de cuando se vaya Sergio, sino un problema de personalidad, porque al final tu eres un líder por ser moral o ejemplar, porque tu entorno entiende que es así, o eres natural como es Sergio. Él, de por sí, es un líder natural. Aún así, tanto en la selección como en el Madrid, la capitanía se escoge por veteranía, no por liderazgo.

Sergio Ramos, Fernando Hierro
Fernando Hierro consolando a Sergio Ramos, una vez eliminado España del Mundial de Rusia 2018 en manos del local. / Jean Catuffe/Getty Images

¿Qué hubiera dejado de su vida por haber estado dentro del campo en el gol de Iniesta ante Holanda en el 2010?

Yo había estado en varios mundiales pero cuando sucedió eso, finalmente descansé. Dije: "al fin somos campeones del mundo, ya no tenemos que escuchar que España no ha ganado nada". Habíamos ganado en 2008 la Eurocopa, que fue algo maravilloso e histórico, que dio una confianza de cara al Mundial, fue un antes y un después.

Todos sabemos lo que es un Mundial, porque solo hay ocho campeones del mundo. En ese momento me sentí orgulloso de esa selección, de todo lo que había sido el paso de Luis Aragonés, de toda la gente que había trabajado en categorías inferiores. Fue algo para todos aquellos que habíamos ido a varios mundiales y no lo pudimos conseguir. Al final, es algo que nos hacía mucha ilusión a todos.

¿Cómo se consolidan nuevamente unas bases como aquellas?

El trabajo del fútbol base español es impresionante. Primero por cómo trabaja cada club, por todos los entrenadores maravillosos que hay, es ejemplar. Todo lo que es en formato de competición desde los 14 años en adelante es espectacular. Si todo eso lo unimos a que es una gran liga y que los jugadores compiten al máximo nivel, es un trabajo maravilloso. Todo depende mucho de las generaciones. Cuando uno llega a una fase final de un Mundial, tiene que entender que le puede tocar afrontar una o dos tandas de penaltis y hay equipos maravillosos que se han quedado afuera. España siempre va a competir por los jugadores que tiene. Ahora, ganar o perder es una circunstancia.

Uno de los partidos más recordados para los hinchas de Boca Juniors, es sin duda aquella final Intercontinental del 2000, en la que el conjunto que dirigía Carlos Bianchi, venció por 2-1 a un Real Madrid plagado de figuras, "los galácticos", de Vicente del Bosque. Entre las estrellas del elenco madrileño se encontraba Fernando Hierro, a quien le tocó la dura tarea de marcar a Martín Palermo y sufrir cómo Geremi y Makélélé no podían frenar a Juan Román Riquelme.

¿Qué recuerdos tiene sobre la final de la Intercontinental 2000 frente a Boca Juniors?

Nosotros sabíamos que la dificultad era máxima. Pero nos sirvió para volver, prácticamente dos años más tarde, y ganar dos más. La adaptación al cambio horario y el viaje tan largo nos complicó. Hay que reconocer que Boca compitió de forma espectacular y se adelantó muy rápido por 2-0 en el marcador. De aquello aprendimos y nos dimos cuenta que era importante viajar con tiempo. Aquella experiencia nos hizo fuertes, nos hizo madurar y creer que esa competición es muy bonita.

Era una competición que cuando la ganabas nadie le daba mucha importancia, pero cuando la pierdes sí. Necesitábamos como club ganarla, por eso cuando fuimos a las dos siguientes, con el equipo brasileño y el paraguayo, pudimos conseguirlas, pero nos dimos cuenta que es una competición especial. Boca fue un justo campeón.

¿Cómo fue marcar a Palermo y a Riquelme en ese partido?

Sabíamos que Palermo era un goleador nato, ha sido un magnífico jugador con una enorme capacidad goleadora. ¿Y quién no sabía que Riquelme era un jugador extraordinario como demostró aquel día? Lo demostró ahí, en España, en el Villarreal, en el Barcelona; Riquelme era un jugador extraordinario.

Nosotros somos gente que respetamos mucho el fútbol de Sudamérica y sabemos que tienen competiciones especiales con jugadores competitivos. Son jugadores muy difíciles de enfrentar, con otras características y sabíamos que Riquelme tenía una enorme calidad y Palermo era un goleador extraordinario.

Toyota Cup
Hierro y Palermo disputan el balón en una de las especialidades del delantero, el juego aéreo. El argentino marcó por duplicado en aquel partido. / Shaun Botterill/Getty Images

"Sabíamos que Riquelme tenía una enorme calidad y Palermo era un goleador extraordinario."

Fernando Hierro.

¿Alguna vez vio un equipo sudamericano mejor que ese Boca?

Tampoco estábamos tan acostumbrados a ver el fútbol sudamericano. Pero por ejemplo, a Olimpia de Paraguay les ganamos pero fue muy difícil de competir. Con el Vasco da Gama, también e incluso ganamos 2-1, por lo tanto la diferencia en un partido entre un sudamericano y un europeo no es tan grande, sobre todo cuando hay que adaptarse a jugar en un lugar tan diferente como Japón. He ido varias veces a ver partidos como miembro de la FIFA a Sudamérica y te das cuenta que ahí se compite muy bien y que es muy difícil ganar.

¿Cuáles son sus planes a futuro? ¿Se ve entrenando en el Real Madrid?

Afortunadamente tenemos proyectos y varias opciones que nos estamos planteando. Con respecto a entrenar al Madrid, no me lo veo. Está un amigo mío y le deseo lo mejor. Aparte de ser compañero de Zidane, somos amigos y tenemos una magnífica relación y espero que siga por muchos años.

¿El mejor entrenador que tuvo?

Te voy a decir el más importante, Vicente Cantatore en el Valladolid. Un chileno con nacionalidad argentina que me marcó. Me dio la oportunidad de ser profesional y le debo mi vida.

¿El delantero al que más le costó marcar?

Ronaldo Nazário en el Barcelona, aquello era bestial. Eso era increíble. Después tuve la gran suerte de tenerlo de compañero, pero aquel año de Barcelona con 38 goles era una cosa impresionante. Antes de aquellas lesiones que marcaron mucho su carrera.

Ronaldo, Fernando Hierro
Fernando Hierro y Ronaldo en un entrenamiento del Real Madrid / PIERRE-PHILIPPE MARCOU/Getty Images

¿Volvió a ver un delantero similar a él?

Hay delanteros pero con diferentes características. Uno que tenía un poco menos pero decía "madre mía" era Raúl, yo lo padecía todos los entrenamientos. Otro era Batistuta cuando jugábamos contra la Roma. También Totti, Weah. Por suerte no me tocó competir con Cristiano ni Messi. Uno puede armar la mejor defensa pero en un minuto un delantero como ellos la puede estropear.

¿Los mejores 5 defensores centrales de la historia?

Para mí, mis hermanos fueron mis ídolos. Que quede claro que yo no jugué de defensa hasta que comencé como profesional. Baresi, Beckenbauer, Passarella, Maldini, que me parece increíble que se haya ido sin un Balón de Oro, y Sanchís. Y dentro de esta generación, yo me quedo con los míos, para en el fútbol moderno Sergio Ramos y Piqué son dos mundiales, de lo máximo que haya visto.

Con todos los grandes futbolistas con los que ha jugado, ¿podría armar su once ideal?

Imposible, porque sé que dejaría muchos afuera y si lo hiciera, lo armaría con amigos. Al único que sí incluiría 100% es a Diego Armando Maradona, porque yo de niño era un fan incondicional. Diego fue mi ídolo, sin duda alguna lo pondría a él.

¿Qué representó Maradona?

Diego Maradona y Fernando Hierro
Mardona conduciendo el balón en un evento publicitario y Fernando Hierro detrás, observando a su ídolo de la infancia. / PATRICK KOVARIK/Getty Images

Maradona era fútbol, de la calle, de la gente, del pueblo. Cuando empezó a jugar Diego, todos nos veíamos representados en él. Fue el primero en abrir el marketing, la primera gran figura. No conozco tanto de la época de Pelé y Di Stéfano. Diego para nosotros era pueblo, con un fútbol fuera de lo normal. El Mundial '86 fue una aberración.


Se fue una gran parte del fútbol. Para mí generación, nos quedamos sin lo que significó el fútbol sin duda alguna. Era un superhéroe. No he visto una cosa con un talento tan grande dentro del campo.

facebooktwitterreddit