Al Real Madrid se le presenta un dilema en los próximos meses. Sergio Ramos acaba contrato en junio de 2021, es decir, al finalizar la presente temporada. A partir de este mes de enero, el capitán blanco tendrá libertad absoluta para negociar con cualquier club su futuro. En el estado de forma en el que se encuentra, lo lógico es que haya muchos equipos dispuestos a tentarlo con grandes ofertas


El conjunto español en este caso debe hacer un esfuerzo por el jugador sevillano. Sergio lleva 15 temporadas en el Real Madrid, llegó como un niño y se ha convertido en una de las mayores leyendas de su historia. Posiblemente sea el mejor central del mundo a pesar de que en marzo cumplirá 35 años y a día de hoy es el pilar fundamental de este equipo. Por liderazgo, seguridad, estado físico, fortaleza mental,... es un jugador completísimo y único


Además, todo lo que pueda pedir se lo ha ganado a base de bien. Es difícil encontrar un jugador en el mundo con el compromiso que tiene Ramos. No se borra nunca y se parte la cara por el equipo. No se cansa de dar fuerzas a sus compañeros y supone un plus de motivación para los demás sobre el césped. No es una exageración decir que ahora mismo, el camero es medio Real Madrid. Sirva como ejemplo la diferencia de partidos ante el Shakhtar Donetsk (2-3, sin él) y ante el Barcelona (1-3, con él).


Ramos y Ronaldo festejan el gol frente al Barcelona en la Supercopa de España

Por cosas como esta, a pesar de la edad, de su sueldo galáctico y de lo que pueda pedir, es imprescindible la renovación de Ramos. Es una de las operaciones estrella de un Real Madrid que debería fortalecerse mucho en verano de 2021. Deberían renovarle si no quieren que se repita lo que pasó tras la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus.