El central francobeninés de 21 años del Sevilla gusta en la Ciudad Condal, según Mundo Deportivo. La necesidad de reforzar la zaga topa con el precio elevado del jugador, que tiene una cláusula con el conjunto hispalense de 75 millones de euros, imposible de atacar.


Jules Koundé y Diego Carlos son dos de los nombres propios de un Sevilla que logró terminar cuarto en la pasada edición de LaLiga y ganar su competición fetiche: la Europa League. Ambos zagueros llegaron en el verano pasado, por 25 y 15 millones, respectivamente, tardando muy poco en revalorizarse en el Ramón Sánchez Pizjuán.


En el caso del internacional francés sub21, disputó 40 partidos en el anterior ejercicio y fue titular en 36 de los mismos, con lo que estamos hablando de alguien indiscutible para Julen Lopetegui. Su nivel actual y proyección, a falta de justo dos meses para cumplir 22 años, han provocado que grandes equipos se fijen en él, pero su precio en el contexto económico actual prácticamente garantiza su estancia en Sevilla durante el próximo curso.


Tiene una cláusula de 75 millones de euros, la cual es imposible de atacar por parte del FC Barcelona. Ya se antoja complicado poder llegar a las pretensiones (30M) del Manchester City por Eric García, que en 2021 terminará contrato y podría llegar de forma gratuita al Camp Nou. Hasta entonces, Gerard Piqué y Clément Lenglet seguirán siendo los teóricos titulares, con un Samuel Umtiti repleto de dudas por su rodilla, un Ronald Araujo que será una pieza clave en la rotación y un Jean-Clair Todibo que parece que irá en la línea si el francés no logra recuperar nivel.