Año 2011. El Manchester City fichó a Sergio Agüero después de varios años en los que el punta argentino destacó en el Atlético de Madrid. El Kun firmó con ​los blue sky y marcó el gol en el último minuto que les dio la Premier League. Se consolidó en la delantera y todavía hoy sigue siendo un referente para los del Eithad Stadium. Una leyenda de la Premier League. La historia podría haber sido diferente. 


Según ha revelado The Athletic, Abramovich estuvo tras sus pasos, pero Terry le explicó al ruso que el por aquel entonces ​colchonero no le había impresionado y frenó su fichaje.

Sergio Aguero


Abramovich se fijó en el argentino durante una eliminatoria de Champions de 2009. Pese a que ​los blues fueron muy superiores al Atlético de Madrid, Agüero cuajó un gran partido de vuelta. Empataron a dos y los dos goles rojiblancos fueron suyos. Dos tantos de muy bella factura. Desde entonces, el ruso estuvo siguiendo su progresión.


Los de Stamford Bridge llegaron a contactar con el entorno del futbolista, pero Abramovich no estaba seguro de las cifras. El ruso creyó que las exigencias de salario y traspaso eran demasiado altas. Antes de hacer la inversión, le preguntó a su capitán: John Terry. El central le dijo que no lo fichara, que a él no le había impresionado y no creía que valiese ese dinero. Agüero se marchó al City y el resto ya es historia.