​El equipo del ex-futbolista inglés comenzará su andadura en la ​Major League Soccer el próximo curso y los rumores sobre quiénes serán los integrantes de la plantilla continúan. David Beckham prometió erigir un equipo repleto de estrellas dispuesto a pelear por la competición desde el primer momento y el Inter Miami día tras día avanza en su carrera para estar listo de cara al inicio de la temporada de 2020.


El ya empresario obtuvo el permiso para hacerse con una licencia de franquicia cuando fichó por Los Ángeles Galaxy y en 2012, cuando el comisionado de la MLS autorizó a la ciudad de Miami a tener un nuevo equipo, comenzó a moverse para ser él quien lo fundase. Beckham entendió que la mejor manera de atraer a los espectadores era hacer que se identificasen con el equipo y la gran comunidad latina de la ciudad explica el por qué sus cuatro primeros futbolistas pertenecen a este grupo.



Tras los argentinos Matías Pellegrini y Julián Carranza, y el venezolano Christian Makoun, el último en unirse ha sido el local George Acosta, que firmó ayer mismo. Además se habla de la posibilidad de una suculenta oferta del equipo por Exequiel Palacios, una de las sensaciones de ​River Plate. Y quién mejor para dirigir a un equipo repleto de jugadores de habla hispana que un técnico con el que comparten idioma. Con esta idea en la cabeza, el nombre que sobrevuela la cabeza del británico es el de Santiago Solari, el ex-jugador y entrenador del ​Real Madrid.




El argentino y Beckham compartieron vestuario en la capital de España y, pese a la diferencia de idiomas, se entendían bastante bien sobre el terreno de juego. A sus 42 años, Solari no tiene una gran trayectoria en los banquillos pero el reto de dirigir al conjunto blanco es suficientemente atractivo para futbolistas y aficionados. El técnico estuvo 32 partidos al mando del Real Madrid y cosechó 22 triunfos, dos empates y ocho derrotas. Nada mal para un hombre que llegaba desde el filial blanco.



Según las últimas informaciones, Solari tendría a un segundo de a bordo perfecto sobre el terreno de juego pues se especula con que el futuro de David Silva pase por Miami. El canario anunció que sería su último curso en el Manchester City y en Florida no solo encontraría un nuevo reto, sino que además sería el estandarte del equipo y tendría galones de sobra para liderar un nuevo proyecto con un futuro prometedor.