La candidatura tripartita de ​México, Estados Unidos y Canadá para alberga la copa del mundo  de 2026 recibió un golpe inesperado en los últimos días. Noël Le Graët, presidente de la federación francesa de fútbol, ​anunció que darán su voto a Marruecos, el competidor del bando contrario. Como nación relativamente aliada de los estadounidenses, el desaire francés provocó una inesperada amenaza por parte de Donald Trump, presidente del país de las barras y las estrellas.


A través de su Twitter, el político de 71 años amagó con retirar apoyo a aquellos países (incluso a las Naciones Unidas) que no voten por la candidatura tripartita: 

"Los Estados Unidos han hecho una propuesta fuerte junto a Canadá y México para el Mundial de 2026. Sería una lástima que países que siempre hemos apoyado hagan lobby (cabildo) contra la candidatura de Estados Unidos. ¿Por qué deberíamos seguir apoyando a esos países que no nos apoyan a nosotros (incluyendo a las Naciones Unidas?)".


En respuesta el presidente de México, Enrique Peña Nieto, reiteró su compromiso con la candidatura a pesar de las recientes diferencias entre ambos países:

Será el próximo 13 de junio cuando la FIFA de su resolución final sobre la contienda entre la triada de naciones norteamericanas y el país africano.


​​