Real Madrid

Vinícius se lleva el show en el espectacular empate entre el Levante y el Real Madrid

Miguel A. Sánchez
Vinícius
Vinícius / JOSE MIGUEL FERNANDEZ/Getty Images
facebooktwitterreddit

El mercado de fichajes desvirtúa y cambia cada día. Vaya semana están dando los movimientos del mercado. Que si Mbappé quiere salir pero el PSG no le deja, que si el Real Madrid prepara una oferta de 150 millones de euros, que si Lewandowski ha pedido salir al Bayern de Múnich y si se podría especular con el polaco como plan B a Mbappé para el Real Madrid. Tanto vuelo, tantos dimes y diretes para que, al final, el mejor jugador de la jornada europea ya esté en el club blanco: Vinícius Jr. El brasileño, que salió en la segunda mitad, ha hecho las paces con el gol y ha dibujado un partido antológico para empatar contra el Levante.

Vinícius saltó al césped con el Real Madrid perdiendo por dos goles a uno. Roger y Campaña le habían dado la vuelta al gol inicial de Gareth Bale. El brasileño, que ya marcó en la primera jornada, recibió un pase medido de Casemiro, superó al defensa en velocidad y, en el cara a cara contra Aitor, definió con un toque sutil y cruzado con la izquierda. Partido empatado y Vinícius con confianza. Un gol de cabalgada, sujetar al defensa y disparar con tranquilidad, un tanto que ha desatado una comparación que nadie esperaba, con Ronaldo Nazario.

Vinicius Junior
Primer gol de Vinícius / Aitor Alcalde/Getty Images

El partido era una completa locura y el Levante se puso, otra vez, por delante en el marcador. Una falta desde tres cuartos de campo rebotó en la cabeza de Alaba y cayó a los pies de Róber Pier, que anotó el tercero granota. El gol reactivó a Vinícius. El brasileño recibió un pase de Benzema en el lateral del área y, cuando todos creían que iba a centrar, picó el balón al segundo palo. Marcó el mejor gol de su carrera, un tanto de muy bella factura.

El show de Vinícius no había terminado, quedaba la última actuación. El bis. El Real Madrid salió a la contra y cuando recibió el esférico, Aitor salió a interceptarlo. Le superó con un autopase, pero el meta, a la altura de los banquillos, desvió el balón con la mano. Tarjeta roja. Vezo tuvo que ponerse de portero. Vinícius se quitó el sombrero en esta tragicomedia futbolera que, sin embargo, terminó con un toque amargo para él. Ni Vinícius ni sus compañeros inquietaron la portería de Vezo. El partido terminó con empate a tres.

facebooktwitterreddit