Euro 2020

Unai Simón y Morata llevan a España a cuartos en la ruleta rusa contra Croacia

Pablo Falcones
Morata, Thiago y Eric García
Morata, Thiago y Eric García / Stuart Franklin/Getty Images
facebooktwitterreddit

Cosas del destino. Unai Simón y Álvaro Morata habían sido los dos jugadores más criticados antes y durante el partido de la selección española contra Croacia. Al final, en un día de locura, tanto el delantero de la Juventus como el portero del Athletic de Bilbao resultaron claves para que los nuestros ganaran en un día loco y pasaran a cuartos de final (3-5).

España empezaba bien, pero este torneo no está siendo nada fácil. En un pase sencillo de Pedri a Unai, el meta no controlaba y el balón acababa dentro. Ver para creer, pues perdíamos sin haber recibido un tiro a puerta. Sarabia, en una jugada en la que se necesitaron hasta 4 remates, ponía el empate justo antes del descanso. Dos jugadas que resumen el torneo de España hasta el momento. Muchísimos fallos y agonía para marcar.

Pero los de Luis Enrique no bajaban el listón, y Azplicueta seguía justificando sus oportunidades con un gran gol de cabeza. Ha hecho dos partidos muy buenos el navarro. Unai, justo después del gol, hacía su primer 'milagro' ante un tiro duro abajo de Gvardiol. Un gran pase de Pau Torres lo aprovechaba Ferrán para anotar y (creíamos) cerrar el partido.

Mario Pasalic
Pasalic empató en el descuento / Friedemann Vogel - Pool/Getty Images

Pero esta selección es así. Impredecible. Dani Olmo tuvo el cuarto, pero los croatas reaccionaron con los cambios y el bajón físico de los españoles para empatar el partido. Orsic primero y Pasalic en el descuento mandaban el partido a la prórroga. Ver para creer, con el equipo tocado física y emocionalmente.

Ahí llegó el segundo milagro de Unai Simón. En una jugada de nuevo de Orsic, sacó con el cuerpo un trio a quemarropa a Kramaric. Ahí cambió su signo, y el de la selección. Después haría lo propio Morata, cegado de cara a puerta pero que apareció en el momento preciso para marcar un gol que gritó todo un país. Oyarzabal dejaba todo visto para sentencia dos minutos después. Ambos tantos cortesía de Dani Olmo.

Mikel Oyarzabal
Oyarzabal celebra su gol / Stuart Franklin/Getty Images

España fue liderada por Busquets y sobre todo Pedri, y además tuvo esa justicia poética personificada en Unai Simón y Morata. Pasaron de villanos a héroes en poco más de una hora y son los 'culpables' de que estemos en cuartos. Ahora que sigan igual el viernes. Nos da igual el rival. Mucha suerte a Suiza y Francia. Nosotros los esperamos en San Petersburgo

facebooktwitterreddit