Fútbol Femenil

La selección femenina estadounidense gana la demanda judicial por pago igualitario

Anuka Fernandez Fuks
Netherlands v United States: Women's Football Quarterfinal - Olympics: Day 7
Netherlands v United States: Women's Football Quarterfinal - Olympics: Day 7 / Laurence Griffiths/GettyImages
facebooktwitterreddit

Sin duda hoy es un día histórico para el fútbol femenino de Estados Unidos pero también para el resto del mundo, porque las jugadoras han sentado un precedente, resultado de una lucha sostenida en el tiempo.

Después de seis años de levantar la voz en los estadios, los medios de comunicación y también en los tribunales, las jugadoras de la selección femenina de Estados Unidos alcanzaron un acuerdo histórico con la Federación de Fútbol estadounidense. El organismo se compromete al pago de 24 millones de dólares en bonos para compensar este tiempo de brecha abismal salarial respecto del equipo nacional masculino. Además, las jugadoras estadounidenses logaron acordar que de ahora en más recibirán el mismo salario que sus pares varones por los partidos internacionales.

Los detalles del acuerdo

Las futbolistas y la Federación publicaron un comunicado conjunto en las redes sociales donde detallan el proceso del acuerdo: “Llegar a este día no ha sido fácil. Las jugadoras del equipo nacional femenino de Estados Unidos han alcanzado un triunfo sin precedentes mientras trabajaban por la igualdad de salario para ellas y futuras atletas. Hoy, reconocemos el legado de las pasadas líderes del equipo que ayudaron a hacer posible este día, además de a las mujeres y niñas que las seguirán. Juntos, les dedicamos este momento”.

Tal como indica el texto, el organismo pagará a las jugadoras un total de 24 millones de dólares, de los cuales 22 se van a distribuir entre las futbolistas. Los otros 2 millones restantes serán destinados a una cuenta para apoyar a las jugadoras que se retiren y para promover campañas relacionadas al fútbol femenino.

El camino y la lucha

En abril de 2016, cinco jugadoras estadounidenses, entras las que se encontraban Alex Morgan y Megan Rapinoe presentaron una denuncia en la Comisión de Igualdad de Oportunidad de Empleo. Tres años después de no obtener respuesta y pocos meses antes del Mundial de Francia 2019, las jugadoras del equipo nacional realizaron la primera denuncia a la Federación del fútbol estadounidense. Allí señalaban que el organismo pagaba por partido a sus pares varones un mínimo de 5 mil dólares, mientras ellas solo cobraban si ganaban ante un equipo que integrara el top 10 de la FIFA.

Las futbolistas levantaron la Copa del Mundo ese año. Y no dudaron de hacer escuchar sus demandas en cada cancha donde jugaron. Rapinoe, capitana del equipo y mejor jugadora del Mundial, activista por los derechos humanos, repitió en voz alta "equal play" frente a los micrófonos. El público en el estadio coreó las mismas palabras.

Sin embargo, la demanda del conjunto femenino fue desestimada por las Justicia en mayo de 2020, señalando que no había sustento para conseguir mejoras salariales a través de los tribunales. las futbolistas apelaron la sentencia.

facebooktwitterreddit