River Plate

El segundo tiempo de River ante Colo Colo es para mostrar en todas las escuelitas de fútbol

Gastón Hirschbrand
Jugadores de River Plate fetejan un gol frente a Colo Colo
Jugadores de River Plate fetejan un gol frente a Colo Colo / Marcelo Endelli/GettyImages
facebooktwitterreddit

Luego de la durísima e inesperada derrota y eliminación ante Tigre en los cuartos de final de la Copa de la Liga ProfesionalRiver pasó rápido la página y se enfocó en la Copa Libertadores de América 2022, donde ya se clasificó a los octavos de final del certamen con la victoria por goleada 4-0 ante Colo Colo de Chile.

Tras sufrir algunos sobresaltos en el primer tiempo, donde hasta pudo haber recibido algún gol en contra si no hubiera sido por la impericia de los delanteros del conjunto chileno, el "Millonario", que se había puesto en ventaja con un tanto fortuito de Tomás Pochettino, cambió radicalmente su actitud en el complemento.

River fue una aplanadora en el segundo tiempo. Le salió absolutamente todo lo que se planteó: desde el gol de De la Cruz, una de sus grandes figuras, al minuto 52, el conjunto de Marcelo Gallardo no paró de atacar, de presionar alto, de asfixiar a su rival. De hacer todo eso que el "Muñeco" disfruta. Y en sus sonrisas y festejos se confirmó su felicidad.

De la mano del uruguayo, de los "niños maravilla" Enzo Fernández y Julián Álvarez, del liderazgo de Paulo Díaz, a quien le tocó ser capitán, y de su arquero Ezequiel Centurión, que tuvo una tapada espectacular cuando el partido ya estaba liquidado, los hinchas de River disfrutaron de unos segundos 45' brillantes, de fútbol total, recordando las mejores épocas de Gallardo en River.

Los tantos de Héctor Martínez y de Esequiel Barco sirvieron para extender la ventaja y liquidar el pleito, pero si un fanático del fútbol observaba el compromiso sin saber cómo iba el encuentro, y sin conocer el dato de que con el empate River ya estaba en octavos, hubiera pensado que el club de Núñez seguramente estaba en desventaja buscando un resultado positivo que lo salve.

Y no, no era así. Y justamente eso es lo más destacable. Que aún sin necesitar obligatoriamente el marcador, River fue para adelante por una cuestión de historia, de orgullo, de representación, con ganas de brindarle un lindo espectáculo a sus hinchas, de cumplir con lo que pide Gallardo. Y lo hicieron de manera sobrada. Hermoso.

facebooktwitterreddit