FC Barcelona

¿Qué implicaría que el Barça se convirtiera en una Sociedad Anónima?

Joan Laporta
Joan Laporta / David Ramos/Getty Images
facebooktwitterreddit

El Barcelona está sufriendo una de las mayores crisis de su historia, por no decir la mayor. Las dificultades económicas que está atravesando el club son impropias de una entidad de este calibre, y muchos expertos auguran un futuro cercano terrible para las arcas del Barça.

La deuda que expuso Laporta hace unos meses comprendía una cifra cercana a los 1350 millones de euros. Una cantidad inhóspita en cuanto a deuda deportiva. Esta fatídica situación financiera ha obligado al club a tener que prescindir del mejor jugador de su historia, y a cerrar un mercado de fichajes que será recordado durante muchos años como uno de los mayores “downgrades” posibles.

Lionel Messi
Messi en Champions / Lars Baron/Getty Images

Para comenzar el proceso de recuperación económico se han planteado multitud de estrategias y alternativas, cada cual menos prudente que la anterior, para lograr el bienestar en un futuro no tan lejano. 

Jurídicamente, el Barcelona es una asociación deportiva sin ánimo de lucro, Y algunas personas le han recomendado su transformación a una S.A.D, o también conocida como sociedad anónima deportiva. Este tipo de sociedades, a diferencia de las asociaciones, tienen la posibilidad de convocar una junta para declarar la disolución del club o la ampliación de capital.

Esta última estrategia, la de la ampliación de capital, es una de las que contemplaba el club para salir de la crisis.

Joan Laporta
Joan Laporta en un partido de La Liga Santander / Alex Caparros/Getty Images

En este caso hay dos métodos para llevarla a cabo: en primer lugar consistiría en la llegada de un fondo de inversión o un multimillonario que ponga una cantidad de dinero suficiente para sanear las cuentas del club. Además de este método, que ya hemos visto en algunos equipos europeos, existe el modelo que sigue el Bayern de Munich. Este modelo consiste en que el 51 % del capital del club pertenezca a los socios, mientras que el 49 % restante se reparta entre diversas empresas.

El Barça deberá seguir luchando por encontrar la mejor estrategia para que el oscuro futuro que se avecina se tiña de colores claros.

facebooktwitterreddit