Lionel Messi

Messi en France Football: "Solo quería superarme a mí mismo para ser el mejor"

Estefanía Ramos
Leo Messi, PSG
Leo Messi, PSG / John Berry/GettyImages
facebooktwitterreddit

Leo Messi acaba de conseguir su séptimo Balón de Oro y ha concedido una entrevista para la revista France Football en la que se ha sincerado y donde probablemente hayamos visto el lado más desconocido y personal del astro argentino.

El jugador comenzó hablando de sus primeros pasos y su déficit hormonal que le ocasionaba problemas de crecimiento: "Me acuerdo que pasé durante dos horas exámenes con mi madre. Cuando vi que tenía el problema, no me chocó en particular. No sé si es porque era pequeño o no sabía qué significaba. Luego me explicaron el tratamiento en el que debía ponerme inyecciones todos los días: una por la noche en una pierna, al día siguiente en la otra. Nunca me perjudicó en ser lo que soy ahora. No comprometió mi carrera, pues pude hacer todo lo que quería hacer. Una vez que comencé a hacer el tratamiento se integró en mi vida".

"Estaba siguiendo el tratamiento, pero era muy caro para mi familia. Newell’s nos dijo que nos iba ayudar, pero no nos dio dinero para el tratamiento. Fue complicado, entonces apareció la posibilidad de ir a Barcelona. Recuerdo muy bien cuando nos fuimos, hubo despedidas en el barrio, fue un momento muy duro, aunque era lo que quería y estaba en mi cabeza", continuó.

Barcelona's Argentinian striker Lionel M
Leo Messi en su primera temporada en el primer equipo / ARIS MESSINIS/GettyImages

"Nunca pensé en volverme, aunque no fue fácil adaptarse. Viví un primer año muy complicado. Los primeros meses, no podía jugar porque los papeles de mi traspaso no llegaban. Cuando volví a jugar, me lesioné en la tibia y estuve tres meses sin jugar. Mi familia se separó porque viví momentos difíciles. Pero nunca sondeé volver a Argentina. Al contrario, cuanto más pasaba el tiempo y mejor me sentía, estaba más convencido de mi sueño: ser jugador profesional", añadió.

Tras fichar por el PSG, Neymar le ofreció llevar el número 10 pero el argentino rechazó el ofrecimiento y en su lugar lleva el dorsal 30. Ahora ha explicado por qué tomó esa decisión: "El 10 era para él. Yo llegué a un nuevo equipo para ayudar. Fue un gesto extraordinario por su parte. Me lo esperaba porque conozco a Neymar. Pasamos tiempo en el Barcelona y somos amigos. Me parecía más justo que guardara el número 10. Es por ello que cogí uno que me gustaba".

Official presentation of Lionel Messi by Paris Saint-Germain
Leo Mesi presentado con el PSG / Anadolu Agency/GettyImages

Sobre ser considerado el mejor jugador de la historia, Messi se lo toma con la misma humildad de siempre: "Nunca dije que soy el mejor de la historia ni intento hacerme esa idea. Para mí ser considerado uno de los mejores de la historia es más que suficiente. Es algo que jamás me hubiera imaginado. Es algo que no me interesa, no cambia nada ser considerado el mejor o no. Y nunca busqué serlo".

Además, habló sobre la comparación con Maradona: " Sinceramente nunca me he comparado con Diego, absolutamente nunca. Nunca presté atención a esas comparaciones. Algunas críticas me molestaron en el pasado. Pasé malos momentos en la selección pero no por estas razones. Me llegan a menudo cosas que me enfadan de las críticas, pero se quedan en el vestuario. Deben quedarse ahí, en lo privado. Es la intimidad lo que hace la fuerza del grupo, además del hecho que podamos cabrearnos y decirnos a la cara las cosas que pueden mejorar".

Uno de sus goles más recordados, entre los muchos que ha marcado, fue el sombrero que le hizo a Almunia en el año 2011: "Es difícil imaginar este gol en el día a día. No es una acción como las otras que llega a menudo. Entreno e intento mejorar cada día, pero estas situaciones se producen naturalmente. Nunca cambié mi manera de jugar desde que soy pequeño. Algunos gestos vienen espontáneamente, en función de las circunstancias. Ese día sentí que era esa la forma de marcar el gol".

También está su gol de cabeza frente al Manchester United en la final de la Champions: "Es una situación puntual. En ese momento la situación se desarrolló así. Xavi centró porque él sabía cuánto medía y era capaz de poner la cabeza. Me lo había visto hacer en el entrenamiento y lo hablamos en el vestuario. Ni él ni yo pensamos que podía marcar con la cabeza. Fue un gol especial, sin, sin embargo, haberlo buscado. Vino naturalmente, fue extraordinario".

La carrera de Messi ha tenido muchos episodios, y los que quedan, y hay algo en concreto de lo que se arrepiente, no haber salido a celebrar la Champions de 2006 al no jugar ese partido: "Lamento haberlo hecho. No me di cuenta de lo que estaba pasando. En ese momento estaba pensando en el hecho de no haber jugado. Al menos me hubiera gustado estar en el banquillo esa noche. Hasta mi lesión participé en la andadura en Champions.. Lamento profundamente ese episodio. Ganamos esa Champions y no estaba seguro de que volvería a suceder porque es una competición difícil de ganar. Luego, afortunadamente, tuve la oportunidad de disfrutarlo".

La rivalidad con Cristiano Ronaldo ha marcado la última década y pasará a la historia como una de las más recordadas de este deporte: "Siempre quise superarme a mi mismo y no mirar lo que otros hacían. Con Cristiano mantuvimos la competencia durante un mismo campeonato durante años. Ha sido maravilloso y nos ha servido para crecer en nuestras carreras. Pero sin mirarnos el uno al otro. Solo quería superarme a mí mismo para ser el mejor y no mejor que el otro".

TOPSHOT-FBL-EUR-C1-BARCELONA-JUVENTUS
Leo Messi y Cristiano Ronaldo / JOSEP LAGO/GettyImages

En cuanto a su lado más personal le preguntaron si era fácil ser compañero de Messi: "Deberíais preguntárselo a los otros. No sé si es fácil o no. Aquel que me conoce sabe quién soy, y el que no me conoce lo hace poco a poco. Puede ser que para los jóvenes sea más difícil respecto a la imagen que ellos tengan de mí, pero una vez que me conocen se relajan".

Por último comentó lo que significa y conlleva ser Leo Messi: "He sido Messi durante 34 años, así que estoy empezando a acostumbrarme. Estoy contento de todo lo que ha pasado, aunque a veces tengo que admitir que me gustaría pasar desapercibido, disfrutar de mi familia sin que la gente me reconozca. No me quejo, al contrario, siempre es agradable recibir un cumplido, una sonrisa o alguien que me pida una foto. Estoy acostumbrado y para mí se ha vuelto normal. Así que muy bien", concluyó.


A ¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!   

facebooktwitterreddit