90min
Estudiantes de La Plata

Mauro Boselli: "Alejandro Sabella nos preparó durante seis meses para el partido contra el Barcelona"

Diego Yudcovsky
facebooktwitterreddit

Durante los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI, la camiseta número 9 de Boca tuvo nombre y apellido: Martín Palermo. El platinado goleador marcó una era en el Xeneize y al día de hoy se lo cataloga como uno de los mayores ídolos del club.

La contracara de esta situación fue que en ese lapso, en el que Boca ganó casi todo lo que disputó, los buenos delanteros que surgieron en la cantera de la institución debieron conformarse con ser suplentes del "Titán" y, posteriormente, abandonar el club en busca de minutos para poder crecer.

Quizás el caso más paradigmático de esta secuencia sea el de Mauro Boselli, un 9 de enormes condiciones que, tras mucho luchar, tuvo que irse de Boca para empezar a mostrar todo su potencial. Así lo hizo en Estudiantes de La Plata y, luego, en el León de la Liga MX.

En una entrevista exclusiva para 90min, dialogamos con el delantero argentino de Cerro Porteño quien explicó por qué no volvería a la Argentina a retirarse. A su vez, recordó con detalles cómo fue aquel mítico partido en el que casi derrotan al mítico Barcelona en la final del Mundial de Clubes 2009 y la obtención de las dos Copas Libertadores que tiene en sus vitrinas: la del 2007 con el 'Xeneize' y la del 2009 con el 'Pincha'.


Boselli debutó en el 2004 con Boca. Como decíamos, esos primeros años fueron duros para el delantero ya que contó con escasas oportunidades. En la Ribera, obtuvo dos campeonatos: la Copa Sudamericana 2004 y la Copa Libertadores 2007.

A mediados de 2008, el centrodelantero abandonó el club al ser fichado por Estudiantes de La Plata, que tenía a Leonardo Astrada de entrenador. Pocos meses más tarde, asumiría Alejandro Sabella, que llevó al 'Pincha' al máximo esplendor al conquistar la Copa Libertadores 2009, que le daría el pase para jugar la memorable final frente al Barcelona. En el cuadro rojiblanco, Boselli marcó 60 goles en 124 partidos.

¿Es muy difícil ser jugador de Boca teniendo delante al mejor '9' de la historia del club?

No, difícil no, era imposible. Esa era la palabra, porque no era difícil. Vos no competías por un lugar. Hay veces que vos podés pelear, viste, si está bien uno, si está bien otro... Lo que demostró Martín a lo largo de su etapa en Boca era una cosa de locos. Entonces, qué bueno tener un jugador así y poder estar tranquilo de decir "bueno, tuve mi oportunidad en Boca, pero no la tuve en realidad". Porque nunca tuve esos cinco, diez partidos que podés llegar a tener como los tuve después en Estudiantes, para realmente demostrar si estás capacitado o no para jugar.

Obviamente me sirvió muchísimo, uno aprende y vive todo lo que tiene que ver con el 'Mundo Boca' y tener quizás una figura como lo era Palermo adelante hizo que yo no triunfe en el club como lo pude hacer en otros lados, pero realmente la enseñanza y el aprendizaje que uno tiene en el día a día es maravilloso.

"Tener a Palermo adelante no era difícil, era imposible."

Mauro Boselli.

Es algo curioso, porque Palermo salió de Estudiantes y ganó todo con Boca y vos saliste de Boca y ganaste mucho con Estudiantes. ¿Qué recuerdos tenés de la Libertadores 2007 y de la 2009?

Son dos copas que representan cosas distintas. Con Boca no tuve el protagonismo que sí tuve en Estudiantes, pero la viví, me tocó convertir un gol. No es que no jugué, al contrario, me tocó hacerlo en varios partidos y era parte del plantel. Al ser un equipo consolidado se me hacía difícil tener muchos minutos en lo que respecta a la Libertadores, porque por el campeonato local sí lo hacía por los viajes. Eso me sirvió y lo aproveché demasiado. En Estudiantes es donde uno se siente más partícipe y me ha tocado salir goleador de esa Copa Libertadores. Creo que esas son las principales diferencias.

En la final del Mundial de Clubes le convertiste un gol al Barcelona. ¿Cómo viviste aquel encuentro? ¿Qué se sintió marcar ese gol? Estaba Alejandro Sabella en el banco.

Hablando de Alejandro, si hay algo que tenía era que no dejaba nada librado al azar. Nosotros entrenamos para jugar ese partido seis meses antes del partido en sí. Teníamos partido por el campeonato y él los martes y los jueves daba la práctica 30 minutos y nos enfocábamos en cómo íbamos a jugarle al Barcelona.

Cada semana eran 15, 20, 30 minutos de: qué íbamos a hacer contra el Barcelona para no llegar una semana antes y "a ver qué hacemos". Estaba todo planificado desde antes. Era algo que lo tenía claro, él tenía en la cabeza que de la única forma que podíamos llegar a hacerle ese partido, porque si vos te ponés a pensar empatamos el partido, no nos ganaron, fue 1 a 1, después perdimos el suplementario. La única forma que había en su cabeza de hacer eso era esa y la trabajamos durante seis meses. No fue nada librado al azar, fue todo pensado y nosotros pudimos ejecutar su idea, la idea que tenía en la cabeza casi a la perfección.

Fueron esos dos minutos en los que pocas veces se vio a ese Barcelona con Piqué de '9', tirándole pelotazos a ver si podía bajar una pelota y hacer un gol. Hacer llegar a que un equipo, uno de los mejores de todos los tiempos haga eso, cambie su forma de jugar para ver si podía llegar a empatar el partido, habla de que llevamos esa idea que él tenía a la perfección. En lo personal hacer un gol en un partido de esos es lo que uno sueña. Es hacer un gol en una final del mundo. No tiene otra explicación y más al equipo, como decíamos antes, uno de los mejores de todos los tiempos. Y sin haber visto todos los demás años, a los demás equipos que están catalogados así, te das cuenta que no creo que haya otro equipo que juegue de esa manera.

Mauro Boselli of Argentina's Estudiantes
Boselli marcó el tanto inicial del partido final por el Mundial de Clubes 2009, en la victoria parcial por 1-0 de Estudiantes frente al Barcelona. / MARWAN NAAMANI/Getty Images

En Boca se vive buscando un centrodelantero y Juan Román Riquelme te conoce de su época como jugador. ¿Te llamó?

No, con Román hablé por otra cosa, me invitó a su despedida cuando estuvo a punto de hacerla. Gracias a Dios que no se le ocurrió llamarme, porque iba a ser un compromiso grande para mí. Más que nada porque la idea de no volver a Argentina no pasa por una cuestión futbolística, sino una elección de vida.

Desde 2012 que estoy fuera del país y mis hijas se criaron afuera. La idea mía y de mi familia no es radicarnos en Argentina cuando termine de jugar. Llevar a mis hijas al país para que yo me retire ahí sería algo egoísta, porque cuando finalice mi carrera tendría que sacarlas. Hay muchos momentos que fui egoísta y elegí por mi familia, ahora yo creo que tengo que poner en la balanza ese tipo de cosas antes que tomar esa decisión. He hablado hace poco con Juan Sebastián Verón y me dijo que las puertas estaban abiertas pero le comenté esto mismo. La posibilidad de volver a Argentina está totalmente descartada.

Forward Mauro Boselli (R) of Argentina's...
Boselli se abraza con Riquelme luego de marcar un tanto para Boca en la Copa Libertadores 2007 frente a Toluca, en el 3-0 en el Estadio de Vélez. / AFP/Getty Images

¿Quién debería ser el '9' de la selección? ¿Qué pensabas cuando se lo criticó tanto a Higuaín?

Los argentinos somos muy exitistas, si ganamos somos los mejores y si perdemos no servimos para nada. Creo que no fue valorado todo lo que hizo Higuaín, no solamente en la selección, sino en sus clubes. Pasa como algo normal convertir la cantidad de goles que hizo, jugar en los clubes en los que estuvo, conseguir lo que obtuvo. Se lo marcó por errar dos o tres goles en una final y ya todo el resto que hizo no sirve para nada. Yo creo que tanto él como Agüero fueron los mejores '9' y está bien que hayan sido los referentes de la selección tanto tiempo.

Viendo y analizando no solamente el fútbol sudamericano, sino mundial, está tendiendo a desaparecer el '9' estilo Boselli, Palermo, el fijo. Está tendiendo a los del estilo de Lautaro Martínez, que no sean netamente de área para terminar las jugadas, sino que salen, se mueven, marcan diagonales y no tan fijos. El '9' típico, el delantero de área, está tendiendo a desaparecer. Hoy en día se juega con un estilo de delantero distinto. El '9' de la selección debiera ser Lautaro Martínez, sin duda.

¿Dónde te gustaría retirarte?

Obviamente en los dos equipos donde mejor me he sentido fueron Estudiantes y León. Hoy en día, por una razón o por otra, es difícil que se de, más que nada en Estudiantes. Por ahí me llama mañana el presidente de León y lo escucharé sin problemas. El ideal sería uno de esos dos equipos.

facebooktwitterreddit