90min
Independiente

Luis Islas: "Quiero dirigir a Independiente pero en esta gestión es imposible"

Diego Yudcovsky
Luis Islas, arquero histórico de Independiente
Luis Islas, arquero histórico de Independiente / KAZUHIRO NOGI/Getty Images
facebooktwitterreddit

En esta segunda parte de la entrevista con Luis Islas, el ex arquero de Independiente se refirió a su actualidad como entrenador, cómo lo ve al 'Rojo' y si le gustaría dirigirlo. Además, recordó la actuación frente a Boca en el Apertura 1992, considerada como una de las mejores actuaciones de un guardameta en la historia del fútbol argentino.


Islas debutó con apenas 16 años en la primera de Chacarita, en un partido en la B ante Banfield. Sus grandes actuaciones llamaron la atención de Carlos Salvador Bilardo, que lo aconsejó a irse a Estudiantes de La Plata. Posteriormente, el "Doctor" lo llevaría al Mundial '86, con 20 años.

Después de la obtención del título en el Azteca, fue traspasado a Independiente, su lugar en el mundo. En 1988 comenzó su odisea europea en la que pasó por el Logroñés y el
Atlético de Madrid, pero la historia le tendría preparado un nuevo paso por el 'Diablo'.

Entre 1991 y 1995 tuvo sus mejores años en el conjunto de Avellaneda, en los que se convirtió en ídolo de la institución y obtuvo el Torneo Clausura 1994, la Supercopa Sudamericana 1995 y la Recopa Sudamericana 1995. Durante la segunda parte de la década y principios de los 2000, pasó por varios clubes argentinos para luego recalar en México en dos oportunidades, hasta retirarse con la camiseta de sus amores en 2003.

¿Es difícil conseguir trabajo en Argentina si no te representa un agente determinado?

Sí, tiene bastante veracidad eso. Cuando vos tenés el representante de turno, con gran poderío en el manejo del fútbol argentino, resulta todo mucho más fácil. Siempre que me contratan los clubes es porque la comisión directiva me llama y los convenzo como entrenador, que es lo que a mí más me seduce.

SOC-RECOPA FINAL
Luis Islas con el trofeo de la Recopa Sudamericana que ganó Independiente en 1995 en Japón. / TOSHIFUMI KITAMURA/Getty Images

Hoy lo vemos a Falcioni en el 'Rojo'. ¿Te gustaría ser entrenador de Independiente en un futuro?

Sí, claro. Con Julio hablo siempre, nos mandamos mensajes y lo felicité ahora cuando terminó el campeonato. Nunca querría que le vaya mal. Quiero tener el escudo de Independiente en mi pecho, quiero dirigirlo, quiero volver a mi casa. Yo creo que va a ser en otra gestión, en ésta es imposible. Lo voy a esperar siempre.

El fútbol argentino parece haberse convertido en un Boca-River constante e Independiente quedó relegado. ¿Creés que el 'Rojo' puede volver a estar entre los primeros planos?

Para mí, Independiente es el más grande. No simplemente ser grande porque en los últimos años ganaste torneos. Sentimentalmente y por historia es el más grande de todos. Soy muy respetuoso de resto, pero Independiente es grande por naturaleza, por su historia. Futbolísticamente en los últimos años está faltando acompañar esa historia y grandeza con resultados. Ojalá pueda volver a tener el escudo de Independiente en mi pecho, voy a tener muy claro ese sentido de pertenencia y poder volver, futbolísticamente, a ser ese equipo fantástico que lo fue tantos años.

"Sentimentalmente y por historia, Independiente es el más grande de todos."

Luis Islas.

Muchos hablan que la mejor actuación que tuvo un arquero en el fútbol argentino fue la tuya contra Boca en el Apertura '92. ¿Volviste a ver en otro jugador una performance similar a la que tuviste ese día?

Fue un buen partido, Boca venía muy bien y termina siendo campeón. Nosotros no veníamos tan bien, futbolísticamente ellos fueron superiores, nos pelotearon mucho, pero destrás tenía a la gente de Independiente reventando la cancha en la doble bandeja en la cancha de Boca. Un partido importante en el que tuve que trabajar mucho. Lo que pasa es que era contra Boca en su estadio, les quitamos el invicto, entonces se remarcó mucho. Lo más importante es que les ganamos 1-0 y disfrutamos mucho con la gente de Independiente.

Hay algo que remarco mucho, que para mí fue algo muy bueno. Cuando termina el partido, la hinchada de Boca, cuando me estoy yendo para el vestuario me empezó a ovacionar. Eso habla de respeto y admiración. Yo eso lo remarqué siempre y lo tengo bien guardado.

facebooktwitterreddit