Los datos revelados del primer viaje de Messi a Barcelona: contrato paralelo, 'lesión' desconocida y más

Gastón Hirschbrand
FC Barcelona v RCD Mallorca  - La Liga
FC Barcelona v RCD Mallorca - La Liga / Alex Caparros/GettyImages
facebooktwitterreddit

Para luego convertirse en el mejor jugador del planeta y probablemente en uno de los tres máximos ídolos en la historia del FC Barcelona, Lionel Andrés Messi, nacido el 24 de junio de 1987, debió atravesar un camino tortuoso y de mucha incertidumbre, no solo por cambiar de país muy joven, sino además por los problemas de crecimiento que padecía.

Fue el domingo 17 de septiembre del 2000 cuando el nene argentino de Rosario se subió por segunda vez en su vida a un avión y viajó rumbo a Barcelona, junto a su padre Jorge y a su representante Fabián Soldini, quien reveló cómo fue la primera vez que lo vio jugando a la pelota.

“Fui a ver un partido de la Primera local y llegué antes para seguirlo. Veo un enano que hace pin, pan, pum y la manda a guardar. Cuando escucho que alguno dice que yo descubrí a Messi, lo niego. Hasta mi abuela con cataratas se daba cuenta de que ese pibe era un fenómeno”, relató.

Messi se va de Newell's porque ni la obra social ni el club rosarino le querían seguir pagando el tratamiento para las hormonas de crecimiento que costaba 960 dólares mensuales, y porque la situación económica del país no daba para más: apostar por Europa era una gran opción.

La duda de la institución catalana era la corta edad del chico, ya que para esa época no se usaba hacer firmar contratos a niños tan jóvenes, y menos si provenían de un país lejano, ya que les iba a costar horrores la adaptación y el cambio de rutina.

Sin embargo, luego de meses de incertidumbre, retornaron a Rosario y ya con el OK final de los directivos del Barcelona y sus allegados que se conectaban con Jorge Messi, Leo tuvo otra prueba, junto a jugadores de su categoría que ya estaban en las inferiores del club, como Gerard Piqué y Césc Fábregas.

De repente, uno de los DT's que conducía la práctica salió con preocupación del vestuario: “No va a poder jugar, está lesionado. Lo vi vendarse un tobillo”. Claro, en España no sabían que se trataba de una acción característica de los jugadores sudamericanos, para prevenir lesiones.

Messi la rompía pero no había respuesta final. Nadie se la quería jugar. “¿Tú has traído a este chaval? ¿Cómo es posible que estos animales no te hayan dicho nada todavía? Es lo más parecido que vi a Diego”, fue el comentario de Migueli, ex defensor del Barcelona.

El 14 de diciembre del 2000 se firmó un contrato en una servilleta, la famosa historia. “En presencia de los Sres. Minguella y Horacio Gaggioli, Carles Rexach, secretario técnico del FC Barcelona, se compromete bajo su responsabilidad y a pesar de algunas opiniones en contra a fichar al jugador Lionel Messi siempre y cuando nos mantengamos en las cantidades acordadas”.

Tras la firma del vínculo, unos tres meses luego, Messi sufrió una rotura de peroné que hizo tambalear su permanencia en el Barça, aunque se recuperó antes de lo esperado y volvió a romperla en el club "Culé". Luego, se convertiría en el máximo goleador de la historia y probablemente en el jugador más destacado de la riquísima historia de la institución Blaugrana. Para toda la vida.

facebooktwitterreddit