Fan Voice

Los 30 últimos minutos de España ayer demuestran que pueden aspirar al Mundial

Jose Benitez
Ruben Neves y Sergio Busquets, Portugal vs España
Ruben Neves y Sergio Busquets, Portugal vs España / Gualter Fatia/GettyImages
facebooktwitterreddit

La selección españoola ayer venció a Portugal y se clasificó a la final four de la UEFA Nations League, pero la realidad es que durante todo el partido mostró un juego plano, previsible e incapaz de sorprender a la defensa lusa. Sin embargo, cuando Luis Enrique introdujo en el campo a Pedri, Gavi y Nico Williams, el equipo cambió de velocidad, y fue capaz de llegar con claridad y de incluso anotar.

En esos 30 minutos, el estilo real de España, no el de pasarse el balón durante 90 minutos, se desplegó en el terreno de juego, y pudimos disfrutar de un partido en el que La Roja dominaba, pero con peligro y ocasiones. En ese tercio del encuentro vimos la mejor versión de los de Luis Enrique, y visto lo visto, podemos decir que pese a no ser favorita, si pueden aspirar a ganar el Mundial si consiguen jugar así en el torneo.

Jordi Alba, Marcos Asensio
Jordi Alba y Marco Asensio / Eric Alonso/GettyImages

A priori, Brasil, Francia y Argentina, son las favoritas ya que tienen futbolistas totalmente diferenciales que pueden ganar los partidos con actuaciones individuales, pero también cuentan con una plantilla compensada, trabajada y ganadora. Sin embargo, España cuenta con un estilo que es único y sin necesidad de grandes individualidades, es capaz de dominar el partido frente a cualquier equipo.

Pero para ganar un Mundial hace falta más que dominar el balón, y para ello, España debe jugar con la velocidad e intensidad que demostraron en los últimos minutos frente a Portugal. La Roja tiene jugadores jóvenes de gran calidad y con mucha hambre, de los que se beneficia mucho el juego de la selección. Además, los de Luis Enrique demostraron ser capaces de todo en la pasada Eurocopa, en la que llegaron a semifinales y solo la tanda de penaltis les privó de jugar la final. Desde que cosecharon los éxitos, España ha adquirido un gen ganador y un aura de respeto, que les permite aspirar a todo, pese a no tener la mejor plantilla.

facebooktwitterreddit