Premier League

Lingard y De Gea: los héroes inesperados en la victoria del Manchester United de Cristiano Ronaldo

David De Gea
David De Gea / Justin Setterfield/Getty Images
facebooktwitterreddit

David de Gea se vistió de héroe para sacar tres puntos valiosísimos para el Manchester United. El West Ham tuvo un penalti en el último segundo del partido para rescatar un punto de este loco duelo de héroes inesperados, pero el guardameta español, con un paradón extraordinario, frustró la ilusión de la grada hammer.

El partido comenzó con un West Ham volcado llevando la iniciativa y generando mucho más peligro que un Manchester United que centró todos sus ataques en la figura de Cristiano Ronaldo que no empezó el partido nada acertado. 

El conjunto de Londres se adelantó en el marcador tras un chut desde la frontal de Said Benrhama que acabó entrando lentamente en la portería tras tocar en la espalda de Varane. Minutos más tarde, Cristiano igualó el choque después de un gran centro de Bruno y un desmarque perfecto por parte del portugués.

La segunda parte fue un correcalles en el que si que es cierto que el Manchester mereció anotar con antelación, pero las paradas de Fabianski y el buen hacer de Kurt Zouma obligaron a Ole Gunnar Solskjaer a dar entrada a Jesse Lingard.

El inglés entró al estadio que fue su casa la pasada campaña y recibió una bonita ovación por parte de la que fue su afición meses atrás. En el minuto 89, cuando no llevaba ni 15 minutos dentro del campo, desequilibró el encuentro con un disparo perfecto que limpió las telarañas de la escuadra de la portería defendida por Lukasz Fabianski.

Cuando la afición del Manchester rebosaba de alegría, una metedura de pata de Luke Shaw que intentó despejar con el brazo extendido permitió al West Ham gozar de una última bala para rescatar un punto. David Moyes dio entrada a su especialista, Mark Noble, para que ejecutase la pena máxima, pero ya sabemos lo que sucede cuando un jugador entra en el terreno de juego con el único objetivo de lanzar un penalti.

Ante él, un David de Gea que llevaba desde 2016 sin atajar un penalti, 40 consecutivos que acabaron en gol. Finalmente el guardameta español logró pararlo gracias a una estirada preciosa que llevó al equipo de Cristiano Ronaldo a llevarse tres puntos más que valiosos.

facebooktwitterreddit