Libertadores Femenina

Limpia Fretes: "En unos años, Sudamérica va a ser muy fuerte en todas las categorías del fútbol femenino”

Anuka Fernandez Fuks
facebooktwitterreddit

Limpia Fretes tiene 21 años y es la capitana y referenta de Cerro Porteño. El club paraguayo, bicampeón nacional, ya tiene dos victorias -ante Santiago Morning y Yaracuyanos- en la fase de grupos de la Copa Libertadores y se aseguró su pase a cuartos de final.

Desde el hotel en Asunción, donde están concentradas y mientras cebaba unos tereré, Limpia habló con 90min sobre el presente del equipo en el torneo sudamericano, el peso de la localía, sus sueños en el campo de juego y el crecimiento del fútbol femenino en la región.

Debutaron contra un rival duro como el Santiago Morning, que tiene un planteo de juego muy claro. Fue un partido de ida y vuelta, que estaba para cualquiera de los dos, pero se lo quedaron ustedes por 1 a 0. ¿Qué lectura hacés de ese primer triunfo?

Fue un partido muy difícil, obviamente para nosotras era muy importante empezar con el pie derecho. Siempre es importante pensar día a día en un torneo tan importante como como es la Copa Libertadores.

Todos los partidos son así: nos jugamos el todo por el todo. Es importante cometer la menor cantidad de errores posible en los encuentros porque en este tipo de campeonatos no vas a tener cinco o seis jugadas claras de goles, sino que si tenés una a los 90, te llevás al partido y si cometés menos errores también en el fondo, entonces creo que estos partidos son de mucha tensión.

Nuestra cabeza tiene que estar cien por ciento en el partido y no podemos desviarnos ni un segundo, porque cerrás los ojos o te vas del partido, y se te va.

"Creo que eso es muy bueno para que esto se vaya conociendo más, para que la gente también tenga ese interés de ir a la cancha y ver un partido de la Libertadores."

Limpia Fretes

Ustedes junto a Sol de América y Deportivo Capiatá son los 3 equipos que juegan de locales. ¿Cómo se siente la localía? 

La verdad que para nosotras es un privilegio jugar en casa. ¿A quién no le gustaría jugar una copa tan importante y más en su país, con su gente, con su hinchada? Realmente es muy lindo y como siempre lo decimos, es nuestro jugador número doce la gente, porque cuando uno ya no puede correr, cuando ya las piernas no dan, escuchás a la gente que te grita, que te canta.

Obviamente eso es como que te alza un poco más y dice ‘vamos por adelante’. Tenemos que darle una alegría también a la gente, porque realmente durante todo este año estuvieron con nosotras, nos bancaron en todos los momentos y eso es muy lindo. Jugamos en casa y tenemos que usarlo a nuestro favor.

Hay acceso del público a las canchas, los partidos se transmiten en distintas plataformas en todos los países participantes. ¿Cómo se cómo se vive la Copa Libertadores en Paraguay?

Estamos teniendo un buen ambiente de Copa Libertadores, la gente conoce un poco más de fútbol femenino y va a la cancha. O sea, nuestra hinchada siempre está ahí con nosotras, particularmente. Pero a nivel nacional también se está conociendo, los programas de televisión también le están dando un espacio. Entonces creo que eso es muy bueno para que esto se vaya conociendo más, para que la gente también tenga ese interés de ir a la cancha y ver un partido de la Libertadores. Vamos por buen camino en ese sentido.

¿Cómo ves el nivel de juego de los equipos en la Copa Libertadores?

Creció muchísimo el nivel de la Copa Libertadores año tras año, creo que todos los equipos se van preparando de la mejor manera, se refuerzan y muestran una identidad de juego muy, muy buena. Es cierto que existe esa diferencia entre equipos brasileños pero creo que eso ya se va acortando también, porque no hay un equipo que ahora no te de pelea, no hay partido que se gane regularmente fácil.

Yo creo esto es muy bueno también para nosotras, porque de esta manera también crecemos futbolísticamente, y no solamente públicamente, sino profesionalmente también porque es más competitivo. Da gusto jugar este tipo de partidos que son reñidos, que tengamos que correr hasta el final, pero que podemos ganar. Yo creo que eso realmente es muy bueno hoy en día. Estamos escalando y ojalá podamos llegar a un nivel competitivo muy bueno, un nivel top en el cual sean partidos que den gusto ver. 

Ya jugaste cinco Libertadores, dos siendo capitana, ¿cuáles son las diferencias que encontrás de las ediciones anteriores a esta?

Sin dudas, el nivel de juego que se viene teniendo, no es lo mismo la Copa Libertadores que jugué en 2015 con la que estoy jugando ahora, por la competitividad que existe y también el apoyo, porque fue cambiando. Yo creo que se le está dando un poquito más de espacio.

Creo que podemos soñar con que la Copa Libertadores sea como la masculina, por ejemplo, que no se juegue solamente en un mes, que haya partidos de ida y vuelta.

Si tuviera que definir el sistema de juego, la identidad de Cerro Porteño, ¿qué dirías? 

Somos un equipo bastante completo. Tratamos de no arriesgar mucho, sino hacerlo simple. Tenemos jugadoras que juegan muy bien  el pie, que pensás que no te va a filtrar esa pelota entre tres, pero aparece la magia y sí, la filtran.  Tratamos de cometer los menores errores posible, nos mantenemos ordenadas y en todo momento, intentamos cerrar los espacios.

Vos como capitana del equipo, ¿qué aportás desde tu rol?

Para mí es un honor muy grande realmente tener la cinta de capitana y más de un equipo tan grande como de Cerro Porteño, me conlleva mucha responsabilidad. No es solamente tener ese pedazo de tela ahí en el brazo, sino que una tiene que ser líder, la que empuja al equipo cuando las cosas no van bien. La que tiene que poner en orden las cosas cuando se salen de su lugar, pero principalmente yo trato de ser una más del equipo. Todas somos importantes porque todas nos necesitamos. Yo sola no llevo el partido. Pero trato de dar seguridad, confianza, que el equipo siempre esté unido, de que Cerro sea una familia.

Creo que eso es lo más lindo porque también eso en la cancha se ve reflejado y eso nos ha ayudado muchísimo también al sistema de juego que tenemos. Entonces yo trato de aportar eso, de aportar tranquilidad, unión, liderazgo y creo que hasta ahora lo vengo haciendo bien. 

"Creo que podemos soñar con que la Copa Libertadores sea como la masculina."

Limpia Fretes

¿Cuál es el objetivo que viene a buscar Cerro Porteño a la Libertadores? 

Obviamente, el primer objetivo es pasar la fase de grupos. Siempre dijimos que íbamos a ir paso a paso y para nosotras cada partido es una final. Pero el objetivo más alto que tenemos es llegar a Montevideo. Queremos llegar a esa final. Queremos vernos ahí, pero obviamente respetando todo el proceso.

¿Tenés referentas que estén en la Copa? ¿A qué jugadoras mirás con detenimiento?

Soy muy detallista en muchas cosas y no solamente veo a una persona, sino miro a varias y generalmente que jueguen en mi puesto, veo el juego que tiene: si es buena por arriba y por abajo y trato de tomar de cada una lo mejor que sabe hacer. Generalmente veo cómo se manejan, cómo juegan para poder perfeccionarlo y poder e ir mejorando también día a día.

Tenés 21 años y hay un montón de jugadoras jóvenes como vos en esta Copa Libertadores. ¿Cómo ves este crecimiento del fútbol femenino en estas generaciones?

La verdad es muy emocionante ver que  rango promedio de edad no pasa de los 25, es muy lindo ver que hay muchas jugadoras jóvenes que se están adentrando a este deporte, que va creciendo. Hay jugadoras de 18 años que ya tienen un nivel muy alto y es muy bueno para nosotras porque habla de que hay mucho futuro en Sudamérica y hay que aprovechar eso, hay que ir puliendo y darle mucho más apoyo. Si ya tenemos apoyo ahora…¿por qué no darle un poquito más? Imagínate lo que va a ser si con el apoyo que tenemos ahora estamos así. En unos años Sudamérica va a ser muy fuerte en todas las categorías del fútbol femenino. 

¿Vos sentís que se están convirtiendo en referentes para las chicas más chicas que quieren para el fútbol?

Sí, yo creo que sí, porque hay muchas personas que ahora te ven en la calle y te dicen ‘quiero ser como vos’ y realmente eso te llena de orgullo. Es algo que no se puede explicar así fácilmente, porque yo años atrás decía eso y ahora me lo están diciendo a mí. También te da una responsabilidad muy grande, porque las pequeñitas te están viendo de ejemplo, vos tenés que dar un buen ejemplo, tenés que dar tu mejor versión para que esas nenitas también crezcan y vean lo que hacés y para que sigan eso, no solamente que te sigan por ser buena jugadora. Yo creo que también lo más importante es ser buena persona. Aparte de jugar bien, de ser una crack en la cancha, yo creo que también una tiene que ser una crack fuera de ella.

Hablás de apoyo, ¿cómo es la situación del fútbol femenino en Paraguay?

Ahora mismo estamos en un proceso de profesionalización. No puedo decir que es completamente profesional, pero ya se dio el primer paso, que creo que es muy importante. Y ese primer paso tiene que seguir, no tiene que quedarse ahí, pero en relación a años anteriores creo que estamos muy bien. Mejoramos muchísimo en muchas cosas: estamos jugando ya en estadios de primera, ya existen contratos profesionales por equipos. Creo que vamos bien, vamos por buen camino, pero no es suficiente, nunca es suficiente. No soy una persona conformista, yo creo que hay que ir sumando cosas.

Cerro Porteño se convirtió en bicampeón nacional tras ganar la final con Sol de América por penales, ¿cómo viviste este año con el equipo?

Veníamos con ese hambre de querer arrasar con todo, de querer ganar todo, ya que en el 2019 nos quedamos con una espina dentro de nosotras y dijimos que no, que íbamos a volver con todo y fue así tal cual, en el Apertura salimos campeonas invictas. Después de una pandemia, después de no haber podido jugar prácticamente por un año, fue una satisfacción muy grande para todas. Y el Clausura, que fue contra el América,  fue una final digna realmente. América se preparó bien, el club le da bastante apoyo al fútbol femenino, algo que es de admirar. Fue un partido muy duro que terminó en penales. La felicidad ahí es inexplicable porque conseguimos también el campeonato absoluto y fue prácticamente un año redondo en lo que es el torneo local. Pero obviamente queremos ir por más. Queremos ir por la más linda, como le decimos a la Copa Libertadores. 

Sos parte de la selección paraguaya también y este año jugaron contra Estados Unidos, por primera vez en la historia, ¿cómo fue medirse contra una de las potencias mundiales?

Fue un amistoso histórico para nosotras. Yo desde chica veía a las jugadoras estadounidenses y decía ‘algún día voy a tener que jugar contras ellas o algún día voy a tener que verlas’. Y ese sueño se cumplió y creo que no solamente fue el mío, sino de muchas compañeras. Ellas realmente están muy por arriba de nosotras, tenemos que mejorar muchísimas cosas. Una también tiene que ser realista y tiene que ver en dónde está parada. Entonces eso nos sirvió muchísimo para darnos cuenta de lo que estamos haciendo y del apoyo también que necesitamos para seguir creciendo porque hay una diferencia notoria. Pero si eso se trabaja, yo creo que vamos a ir achicando esa diferencia y vamos por ese camino. 

De ese amistoso, Limpia volvió con la camiseta de Estados Unidos firmada por Alex Morgan y Carli Llyod, entre otras. ¿Qué significa haber enfrentado a esas jugadoras para vos?

Ellas son íconos del fútbol femenino y son personas que también aportan muchísimo a que la disciplina sea conocida.  Entonces, obviamente es muy importante haber jugado contra ellas y tener la firma de referentes mundiales de fútbol femenino.

¿Cuáles son tus sueños dentro de un campo de juego?

Tengo muchos y ya cumplí algunos, como jugar en todas las categorías de la selección nacional con mi corta edad. Creo que es el sueño de cualquier jugadora. También ya logré campeonatos con Cerro Porteño y jugué Libertadores. Pero también tengo más, como por ejemplo salir a jugar afuera, me gustaría llegar a Europa y también clasificar a un mundial con la selección absoluta que hasta ahora todavía no se logró. Creo que sería ya un sueño cumplido poder escuchar el himno de Paraguay en un mundial de mayores. 

facebooktwitterreddit