Copa Oro

Las selecciones 'chicas' sólo van a golpear mexicanos y son respaldados por malos arbitrajes

Arturo Du León
Erick Gutiérrez en el partido ante Trinidad y Tobago.
Erick Gutiérrez en el partido ante Trinidad y Tobago. / Omar Vega/Getty Images
facebooktwitterreddit

Un suceso lamentable fue el que se vivió el pasado sábado en el partido de debut de la selección mexicana en la Copa Oro ante su similar de Trinidad y Tobago. Lo que parecía ser un encuentro de compromiso para los dirigidos por el entrenador Gerardo 'Tata' Martino, terminó por convertirse en un suplicio para el Tri. Y no por que el rival fuera mejor en el campo, sino por la barbarie que estos mostraron en el encuentro.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Desde que se informó el parado del selectivo trinitario se dejó claro que sólo iban a cuidar el marcador a como diera lugar. Sabían que eran mucho más débiles que su rival y por ende necesitaban sacar un punto costara lo que costara y lo cumplieron. En la primera acción, al minuto 2' de juego, y con 10 hombres dentro de su área, el 'Tecatito' Corona sufrió una fuerte entrada, misma que no fue sancionada por el silbante. Eso era una premonición de lo que vendría.

Minutos después, se presenció una salvajada por parte del defensor rival, quien metió un empellón en la espalda de Hirving Lozano, haciéndolo caer y golpeándose el rostro con la rodilla del meta, quien salió rápido y con fuerza para hacerse con el balón llevándose al delantero de la selección nacional mexicana. Se esperaba que el árbitro se apoyara en el VAR para marcar el penal, sin embargo, jamás lo hizo, esto a pesar del momento frustrante al ver al 'Chucky' conmocionado y con sangre en el rostro.

Hirving Lozano
El jugador Hirving Lozano. / Tom Pennington/Getty Images

Este silbante debe ser sancionado sí o sí. Se le deben dar varios partidos de castigo por su incompetencia. Se mostró timorato, tal parecía que estaba a favor cien por ciento de los trinitarios, a los que les marcó todo a favor, mientras que al Tricolor todo en contra. Estos supuestos árbitros deben estar fuera, no tienen la capacidad ni el talante necesario para pitar partidos, ya que exponen la salud de los futbolistas. ¡Eso es antideportivo!

Por otra parte, justo al inicio del partido, las dos cadenas televisoras encargadas de transmitir los encuentros, recordaban aquella amarga experiencia de Cuauhtémoc Blanco al ser lesionado en el Estadio Azteca por un loco trinitario que llegó de mala leche. Nadie sabía que, minutos después, Hirving Lozano puso en riesgo incluso su vida, al estar expuestas las cervicales.

La Concacaf debería de analizar si en verdad estas selecciones son profesionales y cuentan al pie de la letra con todo lo disciplinario para disputar un partido, mismo que incluye valores y protección para el rival, por que parecía que sólo estaban listos para lesionar al menos a un futbolista azteca. Tanto árbitros de esta competición como algunas selecciones como Honduras, El Salvador, Panamá y Guatemala, tal parece que tienen ''rencor' hacia los mexicanos por todo lo ganado, cuidado con ello.

facebooktwitterreddit