Copa América Femenina

Las claves de la derrota de Argentina en las semifinales de la Copa América Femenina contra Colombia

Anuka Fernandez Fuks
FBL-2022-COPA AMERICA-WOMEN-COL-ARG
FBL-2022-COPA AMERICA-WOMEN-COL-ARG / RAUL ARBOLEDA/GettyImages
facebooktwitterreddit

Argentina perdió por 1 a 0 frente a la selección anfitriona en la primera semifinal de la Copa América Femenina 2022 en el Estadio Alfonso López de Bucaramanga. Linda Caicedo convirtió el único tanto del encuentro en el segundo tiempo. Así, el equipo cafetero sacó pasaje directo al Mundial de Australia y Nueva Zelanda 2023 y se aseguró su participación en los Juegos Olímpicos de París 2024. Pese a la derrota, la albiceleste tendrá una nueva chance de acceder a la Copa del Mundo. El viernes deberá ganar el partido contra el perdedor del partido de Brasil - Paraguay que se juega hoy a la noche. Acá te contamos algunas de las claves del primer partido de semis.

Argentina sin uno de sus pilares

Pocos minutos antes de que comenzara el partido, llegó la noticia que opacaría el ánimo del conjunto nacional argentino. La prueba de Covid de Aldana Cometti había dado positivo y la defensora central no podría disputar el encuentro. La jugadora del Levante no sólo es una referente del equipo, que se mantiene en su posición a través de los años, la subcapitana es, junto con Agustina Barroso, la llave de seguridad de la defensa argentina, el muro de contención.
En su lugar entró Sophia Braun, defensora en la liga universitaria estadounidense que Germán Portanova la utiliza como comodín en varios puestos. No había sido titular hasta el momento y le tocó una dura tarea: remplazar a una muralla para contener el juego ofensivo colombiano.

Dejarlo todo aunque no den las piernas

Durante los primeros veinte minutos, la albiceleste jugó de igual a igual, tuvo la pelota en el mediocampo y generó alguna llegada al arco rival; sin embargo, Colombia encontró la posesión, los espacios y logró hacer tambalear el arco defendido por Vanina Correa. En un torneo corto, el desgaste se va acumulando y se hace palpable más rápidamente. El conjunto de Portanova llegó al encuentro después de un partido duro con Venezuela, Colombia planteó un partido áspero desde el roce físico y las argentinas entregaron el corazón para mantener el ritmo y buscar el gol hasta el final. Lo hizo Yamila Rodríguez por la banda derecha en cada pelota que estaba en su radar, lo hizo Banini sacándose marcas y codazos de encima, lo hicieron Falfán y Núñez en cada disputa en el mediocampo, Larroquette que salió dolorida un minuto y volvió a hacerse un lugar entre las defensoras colombianas. Lo hizo Barroso que defendió cada pelota como si no le doliera el tobillo lastimado.

A los 28 minutos del segundo tiempo, Gabriela Chávez se fue expulsada por doble amarilla , Argentina quedaba con diez, no había habido modificaciones desde el banco albiceleste y sin embargo. Sin embargo, y con una menos, Argentina siguió buscando tener la pelota, siguió queriendo alcanzar el arco contrario.

¿Y el banco? ¿Y las modificaciones?

El desarrollo de juego donde Colombia le proponía a Argentina un partido áspero desde los físico, rápido, de desborde ofensivo para las cafeteras, y mucho desgaste corporal parecía que pedía cambios aún antes de la expulsión de Chávez a los 28 minutos del segundo tiempo. pero desde el banco argentino, Sebastián Gómez que capitaneó el partido en reemplazo de Portanova - ausente por doble amarilla- no llegaron los cambios hasta que Argentina se quedó con diez jugadoras. Y eso pesó en el planteo y en el cansancio de las futbolistas. A Argentina le costaba herir la defensa colombiana, buscaba desde el centro aéreo y ya tenía varias jugadoras amonestadas y con dolencias. Recién entonces, el banco se movió: entraron Cruz y Mayorga para reforzar la defensa, Jaimes para recepcionar en el área y Lonigro para generar ataque por los laterales. La pregunta rebotaba en el aire: ¿y Dalila Ippólito? La joven futbolista que tiene la habilidad de asociarse, cambiar la velocidad del juego y asistir a compañeras en ataque no fue siquiera tenida en cuenta como último recurso.

Nadie bajará los brazos. Aunque duela estar cerca, aunque duela quedarse afuera de los Juegos Olímpicos. Las jugadoras saben que el viernes tendrán una última oportunidad para conseguir el objetivo: obtener el pase directo al Mundial. Hablan en sus redes de la tristeza, agradecen el acompañamiento del público y de su gente cercana y levantan la cabeza ya mirando el próximo partido, que es crucial.

facebooktwitterreddit