90min
Cristiano Ronaldo

La punta de ataque del PSG espera a Cristiano Ronaldo

Miguel A. Sánchez
Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo / Quality Sport Images/Getty Images
facebooktwitterreddit

Revolución en el mercado de fichajes anunciada por el Corriere dello Sport. Según publicó este medio italiano, podría suceder una carambola por la que Cristiano Ronaldo ficharía por el PSG, Mbappé se iría al Real Madrid e Icardi firmaría por la Juventus. En este artículo no vamos a centrarnos en los posibles movimientos del mercado, sino en el hipotético futuro de Cristiano Ronaldo en el París Saint-Germain. Algunos han alertado por la acumulación de delanteros en el club parisino, pero están equivocados: todos los equipos tienen sitio para un jugador como Cristiano Ronaldo, pero, sobre todo, el París Saint-Germain.

Mauro Icardi no ha terminado de encajar en el centro del trivote ofensivo del París Saint-Germain. La posición del nueve que anteriormente cubrieron Cavani y Zlatan Ibrahimovic. El conjunto dirigido por Pochettino lo pagó en la Champions League. La inoperancia en la punta de ataque terminó por sacarles de la competición. Un error que cubrirá Cristiano Ronaldo y su olfato goleador.

Cristiano Ronaldo, Neymar
Cristiano Ronaldo y Neymar / Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images

Los años no pasan en balde y Cristiano Ronaldo ha perdido velocidad. El luso ya no es ese extremo fiero e imparable con balones al espacio, pero se ha sabido reubicar. Año tras año ha ido centrando su posición y llegar al PSG sería culminar la progresión de su madurez. Las bandas estarían reservadas para Neymar y Mbappé (si no sale) o Ángel Di María. Él jugaría de delantero puro, desahogado, cediendo el esfuerzo y la creación a las bandas y preparado en el área, como un animal fiero, para fusilar al portero rival.

Una posición que, en la actualidad, solo puede ofrecerle el conjunto de Mauricio Pochettino. No existe otro equipo con esa capacidad de desborde, velocidad y creación en los extremos, esa capacidad que le permitiría a Cristiano Ronaldo ahorrar fuerzas y estar preparado para su cometido: el gol. Los dos, jugador y equipo, crecerían juntos. El acierto, si fructifica, será incuestionable.

facebooktwitterreddit