Faces of Footbal

Faces of Football: Canadá - Carta para la selección nacional

facebooktwitterreddit

Querida selección de Canadá,

Tenía 12 años cuando me enamoré de este equipo y recientemente cumpliste un sueño que para la mayoría de nosotros los canadienses parecía imposible.

Mi nombre es Aaron Hooper de Ottawa, Canadá, y he estado apoyando los programas de los equipos nacionales masculinos y femeninos canadienses desde 2006. Permítanme decir que, como un niño que se enamoró del fútbol canadiense, no fue un momento fácil. Todos los aficionados canadienses, y estoy seguro de que algunos de sus jugadores (ya que tenemos una edad similar), recuerdan cómo en ese momento Canadá no tenía equipos de fútbol profesional: había indicios de que el Toronto FC se formaría al año siguiente, en 2007, pero incluso entonces eso era suficiente.

Ser un fanático del fútbol canadiense en ese momento en nuestro propio país, especialmente en la escuela secundaria, no era algo "cool". A menudo los compañeros de hockey se burlaban de nosotros en la escuela media y en la escuela secundaria, y nos rogaban que entrenáramos y jugáramos con ellos, soñando con que algún día el fútbol pudiera alcanzar aunque fuera una pizca de popularidad o simplemente recibiera algo de respeto.

Aaron Hooper

Recuerdo estar con compañeros de equipo en la escuela secundaria, para entrenar a las 6:30 de la mañana, o en el campo después del colegio jugando una ronda de la Copa del Mundo diciendo "imagínate que Canadá jugara en un Mundial... eso sería algo... ojalá pudiera formar parte de ese equipo..." pero siempre terminando esa conversación con "pero quién sabe cuándo ocurrirá eso... probablemente cuando tengamos nietos".

Pero por alguna razón, en el fondo de mi corazón, creí. Creí que, alguna vez en mi vida, el equipo masculino de Canadá llegaría al Mundial.

Desde la derrota por 8-1 ante Honduras hace un par de ciclos, pensábamos que este día no llegaría hasta 2026, cuando Canadá sea sede conjunta de la Copa del Mundo. Pero déjenme decirles que han superado todos nuestros sueños. Hicieron creer a todo Canadá. Hicieron que los seguidores de toda la vida y los que han llevado la equipación de Canadá se sientan orgullosos. Convirtieron los sueños en realidad e hicieron realidad muchos nuevos sueños para todos esos jóvenes aficionados que sueñan con jugar profesionalmente y que ahora también soñarán con jugar un Mundial. Pero esta vez no para el país de nacimiento de sus padres, sino para jugar con nuestra propia selección y poder ver un camino y soñar con jugar en las mejores ligas de Europa sea una realidad tangible, para jugar junto a Jonathan David, Alphonso Davies, Milan Borjan y Atiba Hutchinson y poder ser como ellos.

Tener a esta selección en la Copa del Mundo ya es un sueño, e incluso llegar a los octavos de final sería surrealista, y sé que ustedes y John Herdman (a quien hay que construirle una estatua) tienen los ojos puestos incluso más allá de eso. La bendición que tenemos a nuestro favor es que no hay expectativas, ni presión, ni miedo.

Aaron Hooper

Ustedes no muestran miedo en el campo y es evidente contra todos los oponentes, lo supe en el momento en que jugaron contra Estados Unidos, México y Honduras en las eliminatorias. Nos han hecho creer a todos.

De tener 12 años y enamorarse del fútbol canadiense y creer en el potencial de nuestro país, pero ser llamado loco, y ahora ver dónde esto es realmente surrealista.

Para todos los que hemos llorado lágrimas de felicidad y frustración, que hemos luchado, que hemos soñado con este momento, que hemos creído cuando otros decían que era imposible, y hemos tenido fe: disfruten del sueño.

Estoy seguro de que ya lo saben, pero no tengan miedo, y tómenlo partido a partido. Y sigan transformando la cultura del fútbol canadiense, y continúen haciendo que el futuro sea más brillante que el pasado.

ALLEZ CANADÁ.

facebooktwitterreddit