Entrevistas

Estefanía Banini: "No hay nada más lindo que sentirte querida en tu propia casa, en tu propio país"

Anuka Fernandez Fuks
facebooktwitterreddit

Es viernes por la tarde, Tina ladra en el departamento de Madrid y Estefanía Banini tiene por delante un partido muy importante. El domingo siguiente, su equipo, el Atlético de Madrid jugará contra su ex club, el Levante, donde estuvo entre el 2018 y el 2021. Estefanía sabe que Las Colchoneras tienen que ganar sí o sí, si quieren seguir en camino a disputar la Champions 2022-2023, porque el Real Madrid les pisa los talones. Y ella es una de las cosas que más quiere. La otra, es volver a jugar un Mundial con la selección argentina.

Cuando la jugadora argentina habló con 90min todavía no sabía que su equipo golearía por 5 a 0 de visitante y se aferraría aún más a ese tercer puesto, detrás del imbatible Barcelona y del Real Sociedad, que le lleva seis puntos. Tampoco sabía que el Lyon le ganaría al PSG y se enfrentaría al Barcelona en la final de la Champions. No lo sabía, pero lo deseaba porque ansiaba ver a su ex compañera del Colo Colo, Tiane Endler, la mejor arquera del mundo, disputando ese partido tan importante.

Estefanía Banini habló de su deseo de disputar una Champions, de su regreso a la selección argentina después de casi tres años, del desarrollo del fútbol femenino en Argentina, de lo que le gustaría hacer cuando cuelgue los botines (spoiler alert: ¿sucederá eso alguna vez?) y de las jugadoras que son sus referencias.


Llegaste al Atlético de Madrid a mitad del año pasado, tuviste una lesión. Hoy estás de nuevo jugando y el club está en el tercer puesto de la Liga peleando por entrar en la próxima Champions, ¿cómo analizás el presente del club y tu lugar ahí?

El Atlético Madrid es un club muy importante en el fútbol femenino y por muchos años fue un gran líder en el fútbol español. Y bueno, he llegado a este Madrid tratando de aportar, sabiendo que es un club que me va a exigir el máximo posible en cada partido, en cada entrenamiento. Y bueno, querer estar en ese nivel fue un gran reto para mí. En los grandes clubes solo vale ganar y si no ganas, se complican las cosas. Entonces esa mochila de esa responsabilidad es muy linda y espero estar aportándole ese juego que necesita el Atlético Madrid y tratar de volver a hacer que llegue a su nivel.

Sabemos que es difícil competirle hoy al Barsa, que es un Barsa que está por encima de muchísimos equipos y es el mejor equipo del mundo hoy en día. De hecho, me atrevo a decir que juega mejor que muchos equipos masculinos. Tiene un nivel de juego que es impresionante. Pero nosotras vamos a tratar de competirle con nuestras armas. Y hoy por hoy nuestro objetivo es entrar en Champions, retomar ese camino que que tenía el Atlético Madrid antes, de estar en los primeros lugares.

Hoy tenés un rol de referencia dentro de la cancha, en virtud de todos los años de experiencia que llevás jugando en distintos equipos, ¿cómo te queda ese lugar de responsabilidad?

Es una responsabilidad muy linda. Evidentemente una no busca ser referente, pero está claro que ha sido por el camino que he hecho, por todo lo que hemos reflejado, no solamente yo, sino una generación de futbolistas. Y está muy bueno, porque yo hace un tiempo me acuerdo en una sub20, creo que que juego se me comparó con Messi en Ecuador, y yo desde ese momento dije que estaría bueno que no nos comparen, si no que nos reconozcan a nosotras mismas. Hoy en día, creo que para todas esas niñas tener a ciertas deportistas como referentes es muy importante. y dentro de la cancha, creo que quienes ocupamos esos roles tenemos que hablar y tratar de ayudar constantemente. Por ejemplo te toca jugar con una lateral que es más joven decirle que te hable, que no hay problema.

Ya dijiste que el objetivo del Atlético de Madrid es jugar la Champions. Ahora se está definiendo la actual. ¿Cómo la venís siguiendo y cuáles son tus análisis?

Sí, me interesa seguir la Copa y ver como te digo, ver a uno de los mejores equipos de del mundo hoy por hoy que es el Barsa. La verdad que son todas muy buenas jugadoras, pero el juego colectivo que tienen es impresionante y ver cómo está creciendo, que hayan llenado su estadio dos veces, tanto para el Real Madrid como para el Wolfsburgo. Evidentemente tenemos una rivalidad dentro de la cancha, pero más allá de eso, ver cómo está creciendo el fútbol femenino, nos pone felices a todas. Y me gustaría que jueguen la final contra el Lyon, sobre todo porque está Tiane (Endler) ahí, con quien me ha tocado compartir equipo, y la aprecio. Sé como trabaja, se lo buena persona que es y me encantaría que ella esté en esa final. Y bueno, ahí que obviamente nos den un buen fútbol, que podamos disfrutar de ese partido.

Sos una persona que mira fútbol y analiza. Recién decías que el Barcelona tiene muy buenas jugadoras. ¿Tenés alguna futbolista que sigas particularmente?

Sí, hay muchísima jugadoras, la verdad que todas tienen algo para destacar. Por ahí cuando me toca jugar de extremo con cierta libertad, para meterme, para dar juego, me gusta mucho como lo hace Mariona (Caldentey). La sigo, trato de ver sus movimientos, ver qué me puede aportar, pero también me llama mucho otro estilo de jugadora, que me pueden aportar algo diferente a lo que yo soy, jugadoras que quizás rompan más o sean más verticales, ¿no? Porque está claro que mi juego es de juego asociado corto, como lo tienen, salvando las distancias, Alexia o Mariona.

Tampoco tanta distancia, ¿no? Fuiste elegida dentro del XI ideal de la FIFA...

Sí, pero somos diferentes, sobre todo en altura.

Estefanía se ríe. Cada tanto su perra ladra, haciéndole saber que el tiempo pasa. Y que ella no le está prestando atención.

Ya que hablamos del XI ideal de la FIFA, ¿cómo recibiste esa noticia y qué significó para vos estar en ese equipo ideal elegido por jugadoras y ser la primera argentina en integrarlo?

Sí me emocioné mucho porque es algo que no buscás. Una busca clasificar al Mundial, busca clasificar a la Champions, quizás a objetivos colectivos. En lo personal, siempre busco estar lo mejor posible, entendiendo el momento que que me toca. Pero estar dentro de las 11 mejores en ese equipo ideal, la verdad que no, no fue un objetivo, no fue algo que lo buscara y que las jugadoras me hayan elegido para estar en ese equipo, la verdad que para mí tiene muchísimo valor. Creo que ayudó a que haya jugado en tantas ligas diferentes, que me conocieran y vieran como cómo entreno, porque creo que es lo más importante. Entonces tener ese reconocimiento de esta gente que está dentro, que lo vive como yo, la verdad es que para mi es muy valedero y lloré de emoción porque no era algo que que me lo imaginara o esperara ni nada. Creo que llegó en el momento justo.

El reconocimiento de las jugadoras a Banini para integrar ese XI ideal de FIFA llegó en enero de este año. La mendocina llevaba dos años y medio sin ser convocada a la selección nacional, sin vestir la camiseta celeste y blanca y eso la tenía triste. Cada vez que AFA anunciaba un nuevo partido del seleccionado nacional femenino, las redes sociales se llenaban de mensajes que demandaban, preguntaban y hacían oír su deseo de volver a ver a la ex capitana en la selección.

Pasaron cuatro meses desde esa noticia de integrar el equipo ideal hasta que te volvieran a convocar a la selección nacional, casi tres años después de tu último partido, ¿cómo fue ese regreso para vos?

Cuando dije que el once ideal llegó en el momento justo me refería a que la pasé muy mal, estaba pasando también por una lesión, una operación de la rodilla, de la que todavía obviamente me está costando volver a mi 100 por ciento. Fueron años muy, muy difíciles. En un proceso nuevo de selección donde no estaba, me sentía muy triste, me había afectado mucho. Creo que llegó ese reconocimiento externo tuve sentimientos encontrados porque obviamente una quiere ese reconocimiento en casa, ¿no? Y no hay nada más lindo que sentirte querido en tu propia casa, en tu propio país. Y la verdad es que me sentía como un poco triste en ese aspecto. Y bueno, ese Once ideal fue justo cuando necesitaba ese empujoncito.


Después llegó esa ansiada llamada a la selección y y sobre todo noté el cariño de la gente. Me quedo con eso porque fueron dos partidos para mí muy, muy difíciles de jugar, con muchas emociones. Entonces, bueno, tratar de entregarle lo mejor al equipo, de adaptarme a una selección que ya se había encontrado en varias fechas FIFA y saliendo en un puesto que no es en el que estoy acostumbrada a jugar, era una situación difícil y la verdad es que me quedo con con todo el cariño de la gente que me brindó, que me tiró para adelante, que me empujó para para afrontar esos partidos de la mejor manera.

Argentina jugó en Córdoba y en San Luis, los dos amistosos de fecha FIFA con miras a la Copa América que se disputará en julio de este año. En el primer partido, frente a 15 mil personas, el equipo nacional perdió por 1 a 0, y el segundo, ante 8 mil lo ganó por la mínima también. Recién decías que jugaste en un lugar en el que no estás acostmbrada, pero se vio otra cara de la selección, ¿cómo analizás tu aporte al equipo?

Venía siguiendo a la selección en otras fecha FIFA y veía una intención de salir jugando, de querer progresar con la pelota en los pies y no siempre en largo. Y bueno, creo que en eso puedo aportar. La verdad es que creo que se llegaba a tres cuartos de cancha tratando de jugar con ideas más claras, evidentemente. Eso, como te digo, es mi fuerte. Y bueno, es verdad que todavía nos falta profundizar un poco más, pero bueno, estoy segura que trabajando lo vamos a lo vamos a lograr y esta fecha FIFA fue la primera victoria que tuvo la selección en este proceso contra otras selección y eso es importante porque vamos de menos a más y en lo personal, como te digo, sé que le puedo aportar ese juego asociado.

Hablando de la Copa América... ya no falta tanto para que comience. Estamos a dos meses. A Argentina le tocó en el grupo con un duro rival que es Brasil, ¿cómo ves el contexto del fútbol femenino en la región?

El fútbol femenino va creciendo y es verdad que nos estamos encontrando con selecciones que están mucho más preparadas, que tienen mucho más recursos. Antes quizás por ahí no veías un análisis de selecciones rivales. Hoy la mayoría de las jugadoras de selecciones están jugando en el exterior y eso es algo que aporta muchísimo, porque tenés otro tipo de experiencia, otro tipo de roce y eso se va notando. Sabemos que nos tocó un grupo muy difícil, muy complicado. Sabemos que tenemos a Brasil, que es como el Barcelona en la Liga española, pero bueno, nosotras estamos contentas porque creo que los últimos dos partidos que jugamos contra Chile se vio otro fútbol y es el camino.

La selección argentina volvió a jugar en estadio frente a público después de mucho tiempo, ¿qué te pasó con volver a encontrarte con la gente de tu país en la cancha?, ¿cuál es la importancia de que haya público en los partidos del femenino?

Creo que eso es muy importante. Hay clubes que están apostando por el fútbol femenino, que están abriendo y están dejando jugar ahí a las chicas. Y me parece clave que los clubes sigan apostando porque podemos pedirle mucho a una federación, pero tenemos que saber que los clubes también tienen que dar un paso adelante y dejar ciertas diferencias, no con con los equipos masculinos me refiero en cuanto a condiciones. Para mí eso es fundamental. Y puntualmente lo de la selección me pareció hermoso jugar en nuestro país; nosotras lo disfrutamos muchísimo porque es ver el crecimiento, como así lo vivimos en el repechaje contra Panamá, en Arsenal y ahora que quizás no nos jugábamos nada, pero eran partidos muy importantes y ver toda esa cantidad de gente que apoya al fútbol femenino es impresionante. No le puedo poner palabras a lo que se siente porque se me pone la piel de gallina. Creo que estamos haciendo todo desde nuestro lugar, lo máximo posible para que esto siga pasando y que la próxima vez no sean quince mil, sean 20 mil y podamos el día de mañana llenar por completo un estadio.

Ya jugaste un Mundial; jugaste en distintas ligas del mundo; fuiste elegida dentro del Once ideal de la FIFA. ¿Qué sueños futbolísticos tenés?

Quiero jugar una Champions. Eso es un objetivo que lo tengo hace mucho. Y no solo la quiero jugar, la quiero competir. Por eso la decisión de estar acá en el Atlético. Y claro, lo último de mi carrera sería llevar a la selección a otro Mundial.

En otra entrevista leí que en un futuro te gustaría seguir trabajando por el desarrollo del fútbol femenino, ¿cómo te imaginás eso?

Hoy como jugadora me toca hablar dentro de la cancha. Quizás pelear fuera, pero siempre desde el lugar en el que me toca. Pero el día de mañana me encantaría trabajar para mejorar el fútbol femenino en Argentina. Por suerte se está dando que tenemos más lugares y eso está bueno. Eso es lo que lo que buscamos y y ojalá el día de mañana pueda aportar para para seguir cambiando y quizás con mi experiencia poder copiar o agarrar algunas cosas de lo que he vivido para para llevarlo a nuestro país porque quiero lo mejor, sinceramente, para nosotras.

La verdad es que no me veo lejos de una cancha, ya sea siendo organizadora o directora técnica. Me gustaría estar siempre ligada al fútbol, ayudando como se pueda y aportando desde el lugar que que me toque. Mi intención siempre es seguir al lado de una cancha y de una pelota.

Hablamos de que hoy vos sos una referencia para todas las pibas que quieren jugar, te piden autógrafos, se tatúan tu nombre, saben que pueden el día de mañana ser futbolistas. No pasó eso para las jugadoras de tu generación. Cuando la selección jugó contra Inglaterra en el Mundial de Francia, en las tribunas estuvieron las futbolistas argentinas que disputaron el Mundial de México 1971 alentando por ustedes, ¿qué pasa en el diálogo entre esas generaciones?

Lo recuerdo como algo lindo ese momento pero me dio pena no haberlas conocido antes, no haberlas tenido de referente. A ellas se las conoce como las pioneras y para mí también hubo otras pioneras como lo fue Silvana Villalobos y Marisa Gómez, a quienes tuve en Las Pumas de Mendoza. Son dos que se rompen el lomo para mejorar el fútbol femenino, de hecho tienen jugadoras con contratos en una liga que es amateur. Me legra que aunque haya sido tarde se les haya dado espacio. y el reconocimiento a las pioneras.

facebooktwitterreddit