90min

El Real Madrid acierta al repescar a Odegaard

Martin Odegaard
Martin Odegaard vuelve al Real Madrid | Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images

La vida tiene un camino a seguir. A lo largo de los años puede llevarte por diferentes senderos, incluso alguna que otra vez puedes salirte y descubrir que hay en otros paraderos, pero las paradas están predestinadas. Primero estás en un hospital, luego te cuidan tus padres y otros familiares, allí se forja la confianza. Después toca estudiar y educar. La guardería, el colegio y el instituto. Ya estás preparado, puedes tomar diferentes caminos: bachillerato, grado medio o Universidad. También puedes saltártelos e ir directamente a la siguiente parada: trabajar. Es aquí donde radica el fin, antes de comenzar otros caminos. El trabajo de Martin Odegaard es en el Real Madrid.

El centrocampista se ha educado en la cantera noruega, pero antes de llegar al Real Madrid, se ha formado. Ha hecho un grado medio en el Heerenveen y un superior en el Vitesse. Tras el intercambio en Holanda, regresó para entrar en la Universidad de San Sebastián. En un principio, debía completar la carrera en dos años, pero el trabajo le ha reclamado antes. Una beca irrechazable, pero que le obliga a dar un paso hacia adelante y cumplir su cometido: jugar para el Real Madrid.

Martin Odegaard
Odegaard creció en el Vitesse | Soccrates Images/Getty Images

El Real Madrid, como buen padre de la criatura, ha intentado por todos los medios no apurar los plazos. Los blancos han tenido paciencia y le han permitido formarse sin presiones, orgulloso de sus victorias y de ver cómo maduraba y crecía. De hecho, Florentino y los suyos incluso han intentado que el futbolista terminara la carrera, pero dos accidentes han acelerado el inicio del periplo. Primero ha sido el coronavirus, que ha impactado directamente en las carteras de todos los equipos y perjudica las compras en el mercado de fichaje. Después el Manchester City. El coche dirigido por Guardiola ha golpeado al autobús madridista y lo ha sacado de la carretera. Necesitan nuevos trabajadores e ilusión para volver a tomar velocidad.

Llegado a este punto, el Real Madrid, antes de mirar hacia lo que tienen otros, ha decidido que es el momento de mirarse el ombligo. Luka Modric ya está mayor y la tercera posición del tridente ha sido un problema continuo para Zidane. Isco y James no han dado la talla como titular y no han cubierto ninguna de ellas. Mientras esto ocurría, Odegaard ilusionaba en Anoeta y se convertía en uno de los jugadores con más clase de la Liga. No recuperarle implicaría un fichaje que restaría oportunidades al noruego de triunfar en el próximo año y penalizaría la cartera de los del Santiago Bernabéu.

El Real Madrid acierta de pleno al reclamar a Martin Odegaard para su proyecto de la próxima temporada, pero solo es el primer ejercicio. El examen todavía no ha sido superado. El acierto puede convertirse en error si Zidane lo manda al ostracismo del banquillo y el futbolista no continúa con su progresión. Es tiempo para valientes y él se ha ganado la oportunidad. Llegó su hora.