Selección Española

El posible camino de España hacia la final del Mundial

Luis Enrique
Luis Enrique / Amin Mohammad Jamali/GettyImages
facebooktwitterreddit

Podemos afirmar que la selección española no se ha rodeado de fortuna en el grupo que le ha tocado para el próximo Mundial de Qatar que comenzará en noviembre de este mismo año. Alemania, Japón y, o Nueva Zelanda o Costa Rica serán los rivales de la roja.

A priori todo lo que no sea clasificarse como primera o segunda de grupo sería una catástrofe prácticamente sin precedentes. En el grupo hay un rival difícil, pero los otros dos son bastante asequibles. 

Ferran Torres
Ferran Torres / Juan Manuel Serrano Arce/GettyImages

Una vez avance a octavos y deje atrás la fase de clasificación tendrá que verse las caras con los ganadores del grupo F. En caso de que la selección española quede primera clasificada en su grupo se enfrentará al segundo del grupo F, en cambio si no consigue la primera plaza de su grupo tendrá que enfrentarse al líder del F. Los equipos que componen ese grupo son Bélgica, Croacia, Canadá y Marruecos. Las dos primeras son favoritas, pero ni Marruecos ni Canadá son rivales sencillos.


En unos supuestos cuartos de final si la selección española y la brasileña ganan sus grupos y sus respectivos cruces se verían las caras. Una Brasil que Luis Enrique querrá evitar a toda costa. También podría enfrentarse a Portugal o Uruguay, siempre y cuando una de estas dos selecciones venza a Brasil en octavos. En el caso de que España no gane su grupo estos dos últimos rivales son los más plausibles.


En semifinales sí que conviene haber ganado el grupo E. En ese caso los rivales más factibles serían Argentina, Países Bajos y Senegal. La segunda plaza le condenaría a enfrentarse a Francia o Inglaterra, dos de las grandes favoritas.


En una supuesta final se enfrentaría a los países anteriormente mencionados. El liderazgo en el grupo le uniría con Francia o Inglaterra en la final y la segunda plaza con Argentina, Países Bajos, Alemania…

Evidentemente no es un camino de rosas, pero si se quiere ganar un Mundial hay que quedar por delante de todas las selecciones del mundo. El equipo de Luis Enrique tiene calidad para ello.

facebooktwitterreddit