90min
FC Barcelona

El Barcelona no hace bien quedándose con Griezmann y Coutinho

Griezmann y Coutinho abrazándose en un partido contra Osasuna
Griezmann y Coutinho abrazándose en un partido contra Osasuna / Soccrates Images/Getty Images
facebooktwitterreddit

Hoy hemos amanecido con la noticia de que el Barcelona se está planteando conservar a Griezmann y Coutinho en la plantilla para la temporada que viene. Salvo una oferta estratosférica el club parece empeñado en mantener a dos de sus jugadores más valiosos dentro del equipo. Es obvio que el problema con estos dos jugadores no es tanto su aportación, pues se confía bastante en que den la talla, si no el elevado salario que en su día el club les prometió.

Desde el punto de vista futbolístico es una obviedad que mantener a dos jugadores de talla mundial en la plantilla solo puede traer resultados positivos. Recordemos que el francés viene de completar una temporada casi extraordinaria. El único pero que se le puede poner es la cifra goleadora que aún así ha llegado a la veintena.

El caso de Philippe Coutinho es más extraño aún. Sus temporadas en el Liverpool y su primera media campaña en can Barça son propias de un jugador top 15 del mundo. El fichaje más caro de la historia del Barça era uno de los futbolistas más cotizado de todo el globo. Tres años después no queda un solo ápice de ese centrocampista valiente que se atrevía a todo con el balón y que contaba con un disparo envidiado por todos los jugadores del planeta. En Barcelona aún cuentan con la fe de que el brasileño pueda volver a recuperar ese nivel de antaño.

El principal problema de la continuidad de estos dos futbolistas es que entre ambos suman en torno a los 60 millones de euros por temporada. Es inadmisible emplear esa cantidad de dinero anual para mantener a un futbolista suplente y a uno de los titulares cuyo puesto está menos garantizado por lo que el Barça deberá tomar una decisión a corto plazo que afectará al resto de la temporada.

La operación de Coutinho es la más complicada porque el futbolista, pese a que acepta bajarse el sueldo para cambiar de equipo, no está dispuesto a cobrar cinco veces menos de lo que cobra actualmente. En cuanto a Griezmann, Cerezo aseguró ayer que la vuelta del principito al Wanda Metropolitano es difícil pero no imposible.

facebooktwitterreddit