FC Barcelona

El Barcelona ha renunciado a su estilo y cada vez está más lejos de la era de Cruyff y Guardiola

Estefanía Ramos
FC Barcelona vs Granada, LaLiga Santander
FC Barcelona vs Granada, LaLiga Santander / LLUIS GENE/Getty Images
facebooktwitterreddit

Hace no tanto tiempo el FC Barcelona era un equipo reconocible, admirado e imitado en el mundo entero. Pero ese fútbol total que llegó a su máxima expresión con Pep Guardiola ha ido variando y decayendo hasta hacer un equipo irreconocible, ante el Granada vimos al Barça menos Barça de la última década. Hasta 54 veces centraron al área para rescatar un punto.

Gerard Pique
FC Barcelona vs Granada / David Ramos/Getty Images

El Barcelona ha perdido su seña de identidad, ese estilo reconocible que le llevó a ser uno de los mejores equipos de la historia. Y no es sólo que el equipo haya perdido calidad, es que ha perdido el ADN. Los jugones son cosa del pasado, y cuando no tienes en tu equipo futbolistas a los que no les quema el balón en los pies y te dibujan jugadas de tiralíneas, pasa esto. Temporada tras temporada el Barcelona ha renunciado a un poquito de su ADN por traer al crack del momento, independientemente de si su forma de jugar encajaba en el estilo del club. Y cuando la planificación deportiva se hace pensando más en los deseos de los que están en las oficinas en vez de satisfacer los deseos del entrenador el resultado es una plantilla desequilibrada y un equipo que salta al terreno de juego sin saber a lo que juega.

Lo peor de acabar renunciando a ese estilo que fue tan admirado no es sólo traicionar tus valores, a tus canteranos o tu ADN, es que no se consigan los resultados esperados. Un cambio puede ser bueno siempre que sea para mejorar, y los equipos evolucionan sin perder su esencia, ese algo que les hace ser diferentes a los demás. Pero este Barça no va a mejor y cambió por completo su forma de jugar para arañar un punto. Y eso es lo que más le duele al aficionado.

Ronald Koeman
A Koeman se le echa el tiempo y los resultados encima / David Ramos/Getty Images

Ronald Koeman tiene razón en sus quejas, con los jugadores que tiene ahora mismo a su disposición no puede desarrollar ese fútbol bonito que están acostumbrados a ver en el Camp Nou, y eso no sólo responsabilidad del entrenador. Koeman vivió en primera persona la época de Cruyff, fue uno de los abanderados de ese Barça, el héroe de Wembley, y si él no es capaz de hacer que el equipo juegue fiel a su estilo es que los jugadores no son los apropiados para desarrollar el fútbol que quiere el Barcelona.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!   

facebooktwitterreddit