LaLiga

El Atlético de Madrid bajó Laguardia y el Alavés lo superó merecidamente

Miguel A. Sánchez
Laguardia
Laguardia / Juan Manuel Serrano Arce/Getty Images
facebooktwitterreddit

El Atlético de Madrid jugaba contra el Alavés. El actual campeón de LaLiga contra el colista, que solo había marcado un gol (de penalti al Real Madrid) y todavía no había conseguido ningún punto. Sobre el papel, un gran favorito; sobre el césped, el fútbol, dispuesto a cambiarlo todo. El Alavés ganó con gol de Laguardia, su capitán, a la salida de un córner. Los vitorianos fueron justos merecedores de los tres puntos, supieron ganar, conservar el resultado, defender y, en los últimos minutos, contraatacar.

El Atlético de Madrid comete errores defensivos impropios de un conjunto dirigido por Diego Pablo Simeone. El partido de Stefan Savic y de Felipe es digno de estudio, cometieron errores groseros que deben ser analizados y solucionados por el staff técnico colchonero. De hecho, el gol llegó con un fallo imperdonable del montenegrino. El Alavés botó un córner al segundo palo y Savic, en lugar de imponerse, se agachó y esperó el balón para despejarlo. Laguardia fue más listo y atacó el espacio, remató solo y con potencia para enviar el balón al fondo de las mallas.

Victor Laguardia
Deportivo Alavés / Quality Sport Images/Getty Images

Una vez más, el Atleti mostró la peor versión de sí mismo en la primera mitad. La diferencia está en que no terminó de recuperarse y, al contrario que en otros encuentros, no pudo arreglar la situación ni en la segunda mitad ni en los minutos finales. No supo jugarle al Alavés. Los babazorros lastraron las oleadas ofensivas de los colchoneros y llegaron con claridad a los metros finales. Perdonaron dos goles. El 2-0 estuvo más cerca que el empate.

Así se llegó al final del encuentro con un Atleti sin ideas, colgando balones al área que no encontraban rematador. Mateu Lahoz pitó el final y llegó el éxtasis vasco. Los jugadores del Alavés alzaron los brazos, se arrodillaron y celebraron junto a su hinchada. Los atléticos, resignados, conscientes de que habían bajado la guardia, agacharon la cabeza y se marcharon. Hay mucho que mejorar antes del martes, el Milan les espera en Champions.

facebooktwitterreddit