Chivas de Guadalajara

Chivas pierde de nuevo y el público lo recrimina con el grito prohibido

Arturo Du León
Chivas v Monterrey - Torneo Grita Mexico C22 Liga MX
Chivas v Monterrey - Torneo Grita Mexico C22 Liga MX / Jam Media/GettyImages
facebooktwitterreddit

El equipo de las Chivas sigue en caída libre. La noche del miércoles el conjunto rojiblanco cayó de forma dramática en el Estadio Akron ante Monterrey por 3-1, en juego pendiente correspondiente a la jornada 12 del certamen.

De inicio se vio a un equipo tapatío con sólo un poco de intención al frente, con un ‘Nene’ Beltrán robando balones en el medio sector del campo; con atajadas destacadas del guardameta Miguel Jiménez; el gol no tardó en llegar y al 38’ Ángel Zaldívar definió desde los once pasos para abrir el marcador.

Sin embargo, la parte complementaria fue muy distinta. El ‘Rey Midas’ comenzó a realizar modificaciones, los cambios llegaron y los goles también. Rayados aprovechó los errores defensivos como la falla debajo de los tres palos por parte del ‘Guacho’, para igualar el marcador y dar la voltereta con goles de Jesús Gallardo (48’), Sebastián Vegas (58’) y Arturo González (68’).

Si bien es cierto que, salvó Fernando Beltrán, todos los futbolistas pasaron de noche, Luis Olivas fue uno de los máximos responsables, al fallar en los marcajes en los dos primeros tantos. Ya para el tercero, la falla fue del portero mexicano, quien se quedó parado y no atajó el balón, mismo que le generó un brinco inesperado para el tercero de la voltereta.

En ese momento Monterrey se hizo amo y señor del partido. Chivas se vio sin pies ni cabeza; con escasas ideas al frente y desarticulados en todo el campo. Esto provocó la desesperación por parte de los aficionados, quienes comenzaron a gritar el famoso y vetado grito, y ya no sólo en los despejes del arquero, sino también en los saques de mano.

El público también comenzó a gritar al unísono ‘fuera Leaño’, volteando y gritando a los palcos donde se encontraban los directivos. Fue ahí cuando el silbante, para no meterse en mayores complicaciones, decidió pitar el final, aún cuando faltaban dos minutos compensados por jugarse.

Fue así como Chivas vivió una noche negra en el Akron. Por dignidad, Marcelo Michel Leaño debe presentar su renuncia, independientemente de su gran amistad que sostiene con el mandamás Amaury Vergara. Así el dueño le indique que se quede todo el torneo o hasta dos más, este entrenador necesita hacer sus maletas y renunciar en las próximas horas. Es necesario que deje de manchar el nombre de un equipo de la talla de las Chivas, además de dejarse de burlar de todos los aficionados que exigen su cabeza.

facebooktwitterreddit