Chelsea

BBC revela las supuestas irregularidades en la riqueza de Abramovich: corrupción, robos, secuestro y más

Quim Ferré
Alex Livesey - Danehouse/GettyImages
facebooktwitterreddit

El magnate ruso, todavía dueño del Chelsea por la imposibilidad de que se le permita vender el club, está siendo investigado por el origen de su patrimonio. Según informa la BBC, hay varios documentos que le relacionan con supuestas irregularidades en la construcción de su fortuna.

Roman Abramovich afronta una situación complicada. El Gobierno británico le obligó a ser destituido como director del Chelsea por sus vínculos con el Gobierno de Rusia de Vladimir Putin. No obstante, todavía no se le ha permitido vender el club y además se están destapando algunos detalles sobre presuntas formas de enriquecerse que van más allá de la legalidad, según ha publicado la cadena inglesa.

Uno de los casos que aborda es la compra de Sibneft, actual Gazprom, el tercer mayor productor de petróleo de Rusia. Para llevar a cabo esta transacción, la BBC afirma que el magnate necesitaba respaldo e influencia política y que le pagó 10 millones de euros a Alexander Korzhakov, consultor de Boris Yeltsin durante su estancia en la presidencia de Rusia entre 1991 y 1999.

Esta operación fue investigada por el Parlamento de Rusia en el año 1997, pero el Jefe del Estado se encargaría de protegerle y frenarla. El propio organismo concluyó que, de haber proseguido sin interrupciones, Roman Abramovich podría haberse enfrentado a fraude como parte de un grupo delictivo organizado en caso de haber ido a juicio.

Otra compra en la que se le acusa de haber cometido supuestas irregularidades es en la de la petrolera Slavneft, actualmente filial de OOO Invest-Oil. En una puja con la empresa china CNPC, los asiáticos ofrecieron el doble que el magnate ruso. Según la BBC, su rival se vio obligada a retirar la oferta a tenor del presunto secuestro de uno de sus miembros al llegar al aeropuerto de Moscú.

En los documentos también se habla de un supuesto secuestro de un tren en el año 1992 para robar su combustible y venderlo posteriormente. Tanto en este caso como en los anteriores, los abogados niegan las acusaciones. Por el momento, la publicación de la BBC está teniendo un gran alcance mediático pero no ha transcendido más allá de ello.

facebooktwitterreddit