Boca Juniors

Battaglia puede dormir en paz: Boca ganó gracias a Rossi y llega sin problemas al Superclásico frente a River

Joaquín Jary
Cuando te dicen que la semana va estar tranquila en el Mundo Boca.
Cuando te dicen que la semana va estar tranquila en el Mundo Boca. / Rodrigo Valle/GettyImages
facebooktwitterreddit

En una semana -como de costumbre- de polémicas en el Mundo Boca, el cuadro dirigido por Sebastián Battaglia derrotó 1-0 a Estudiantes de La Plata por la sexta fecha de la Copa de la Liga Profesional y las aguas se mantienen calmas para disputar el próximo domingo el Superclásico frente a River Plate.

Luis Advincula
Cuando te preguntan quién generó paz en Boca Juniors previo al Superclásico. / Rodrigo Valle/GettyImages

Sí, y esta tranquilidad tiene dos ejes fundamentales: 1) Agustín Rossi; 2) Advíncula y Fabra. Entre decenas de falencias que mostró, estos tres pilares le garantizan a los aficionados que el Xeneize no dará pena La Bombonera.

Cuando iban 43 minutos del primer tiempo, Fabra rozó apenas a un atacante del Pincha y Facundo Tello sancionó penal. Cabe destacar que en la previa también hubo offside no observado por el lineman. Pero poco importó: todos sabían que había un especialista.

Se llama Rossi, que -lejos de intimidarse por la carrera de Leandro Díaz- se agigantó y voló como un águila hacia su izquierda y detuvo el tiro desde los doce paso y luego el rebote para mantener el encuentro 0-0 e ir al vestuario para el entretiempo. Garantía de confianza.

A su vez, también contaron con la presencia de los laterales-volantes agresivos que hace tiempo sueña Juan Román Riquelme. Hoy fueron los responsables principales de la victoria: el colombiano Villa asistió y Advíncula, en una excursión al área, finalizó como un N°9 experimentado con un testazo para marcar el 1-0.

De esta manera, y con algunos puntos más que generan ilusión -como la buena performance de Aaron Molinas de N°10 y Pol Fernández de N°5-, Boca llega al choque frente al Millonario sin un oleaje turbio. Puede faltar Izquierdoz, Benedetto y Romero para el Superclásico, pero está la garantía de un equipo que -poco a poco- comienza a independendizarse.

Battaglia puede dormir en paz.

facebooktwitterreddit