FC Barcelona

El Barcelona vence en Mallorca con un buen juego pese a la plaga de bajas

Marcos De la Rocha
El Barcelona sacó los tres puntos con un buen juego de los menos habituales.
El Barcelona sacó los tres puntos con un buen juego de los menos habituales. / Quality Sport Images/GettyImages
facebooktwitterreddit

Se quejaba Xavi de que el encuentro ante el Mallorca no se suspendería en la rueda de prensa previa al choque, pero no contaba con el buen partido que iban a hacer sus hombres menos habituales en una situación tan delicada. El Barcelona salía con un 1-4-3-3, con Araujo como lateral izquierdo hoy (algo incomprensible una jornada más). Riqui Puig fue el mejor de los tres del centro del campo, De Jong ejerció de pivote y Nico de volante. Las bajas obligaron a ver una delantera a la que no estamos acostumbrados: Jutglá, Luuk De Jong y Akhomach. Los canteranos salieron con mucho desparpajo, intentándolo una y otra vez, y esta fue la clave del partido. Un Barcelona lleno de bajas tenía la suerte de poder contar con jugadores que no suelen tener minutos, dieron un paso al frente y le dijeron a Xavi que puede contar con ellos.

Riqui Puig y Luuk De Jong, dos jugadores reivindicados
Riqui Puig y Luuk De Jong, dos jugadores reivindicados / Quality Sport Images/GettyImages

Lo de Riqui Puig fue para analizar en profundidad. Guio al Barcelona en todo momento, siempre estaba para dar una salida de balón, siempre participativo tanto en ataque como en defensa, siempre liderando la presión del Barsa. El gol de De Jong nace de sus botas. Apareció en apoyo en banda izquierda y descargó todo el juego para Mingueza que se encargó de poner un un balón perfecto a Luuk. Mención especial para Mingueza que siendo un jugador que es central, tiene una capacidad para colgar centros tanto en estático, como en carrera muy buena. La primera parte terminaba con muy buenas sensaciones, pero aun habiendo hecho una primera parte de diez, no todo iban a ser buenas noticias.

Recital de Riqui Puig
Recital de Riqui Puig / Quality Sport Images/GettyImages

La segunda parte arrancaba con la sensación de que el partido no estaba controlado del todo. Nico y Mingueza caían lesionados y dejaban los últimos 15 minutos del partido al equipo para aguantar el resultado. Ter Stegen apareció para obrar un milagro en el minuto 92 y salvar al Barcelona de un gol cantado. El equipo de Xavi tiró de casta, los titulares dieron su mejor versión, y los menos habituales dieron un paso al frente para aguantar el resultado y llevarse los tres puntos a Barcelona.

facebooktwitterreddit