Anatomía de un grito: el histórico gol de Maradona frente a Inglaterra en México 86

Nov 26, 2020, 9:22 PM GMT+1
WORLD CUP-1986-ARG-ENG
Maradona anotó ante Inglaterra el gol del Siglo | STAFF/Getty Images
facebooktwitterreddit

""Gracias Dios, por el fútbol, por Maradona, por estas lágrimas, por este Argentina 2 - Inglaterra 0""

Víctor Hugo Morales

Inglaterra vs. Argentina en los cuartos de final de la Copa del Mundo de 1986 fue mucho más que fútbol.

Además de la rivalidad de las dos naciones sobre el terreno de juego, el partido también se desarrolló en medio de una gran tensión sociopolítica. El orgullo de Argentina aún estaba magullado tras su derrota en la Guerra de las Malvinas y el país también estaba llegando a un acuerdo tras los seis años de dictadura militar que vivió entre 1976 y 1983.

La vida bajo El Proceso fue brutal. Las desapariciones forzadas fueron generalizadas y la libertad de expresión fue reprimida con fervor. Tampoco el fútbol se libró de la influencia tóxica del régimen. La Copa del Mundo de 1978, organizada y ganada por Argentina, es recordada como el torneo más sucio de todos los tiempos y las acusaciones de amaño de partidos persisten hasta el día de hoy. En realidad, fue poco más que un ejercicio de propaganda, comparable con la Copa Mundial Fascista de 1934 y los Juegos Olímpicos Nazis de Berlín dos años después. Ganar a toda costa era la misión y los jugadores la llevaron a cabo sin alegría.

Diego Maradona
Maradona hizo vibrar a una nación entera | Getty Images/Getty Images

1986 fue muy diferente. La nación recién democratizada fue tratada con el tipo de belleza y gracia que la dictadura intentó con tanto esfuerzo reprimir, cortesía de un chico de 1,65 cm de un barrio de chabolas en las afueras de Buenos Aires: Diego Armando Maradona.

Maradona ya era considerado el mejor jugador del planeta, pero tenía un punto que demostrar en el Mundial. En el torneo de 1982, Argentina había sido eliminada en la segunda fase de grupos con la influencia de El Pibe de Oro siendo sofocada por una serie de desafíos agresivos y el férreo marcaje del italiano Claudio Gentile.

Cuando llegó Inglaterra en 1986, el torneo de Maradona iba mucho mejor. Después de protagonizar la fase de grupos mientras Argentina avanzaba, volvió a jugar bien al superar a Uruguay en los octavos de final.

Diego Maradona
El Mundial de 86 fue el Mundial de Maradona | AFP/Getty Images

Sin embargo, la Copa del Mundo de Maradona finalmente se definiría por un período de cinco minutos contra los Tres Leones. Sin embargo, más que eso, la dualidad de su humanidad, el bien contra el mal, también quedaría al descubierto. Marcó dos goles. Uno encapsularía a Maradona, el malvado intrigante quebrantado. El otro simbolizaría a Diego, que creaba arte cada vez que ponía un pie en el campo.

Maradona asomaba la cabeza poco después del descanso. En los primeros 45 minutos había estado fantástico, atravesando el mediocampo de Inglaterra y forzando algunas buenas paradas a Peter Shilton.

Sin embargo, no había nada que Shilton pudiera hacer con este "disparo", ya que se benefició de alguna intervención divina. Mucho se ha hablado, gritado y aullado sobre el infame gol de la Mano de Dios. Los argumentos trascienden el fútbol y, en cambio, se ven mejor como discusiones sobre la moralidad misma.

Sean cuales sean sus pensamientos sobre la naturaleza maquiavélica de las acciones de Maradona, guárdelos en su bolsillo por ahora. Es hora de recordar el Gol del Siglo.

Diego Maradona, Peter Shilton
La Mano de Dios | Getty Images/Getty Images

Nuestra historia comienza en campo argentino con Diego recibiendo el balón bajo presión de dos Peters, Reid y Beardsley. Si este fuera cualquier otro jugador, aquí es donde terminaría la historia. Suerte entonces que este no sea ningún otro jugador. Este es Diego, el mejor futbolista de todos los tiempos.

Con ritmo de salsero experimentado, hace piruetas quitándose el peligro y da un toque fuerte, conduciendo hacia la meta. Reid corre detrás de él y parece estar envejeciendo un año con cada paso que da, tal es la exuberancia juvenil del chico que persigue.

Reid sin suerte, Terry Butcher lo intenta. Butcher intenta participar solo para rebotar en Maradona como si estuviera protegiendo la pelota con algún tipo de campo de fuerza. Ahora se está acercando a la portería inglesa y Terry Fenwick se está preocupando.

Intenta mostrarse a Maradona bajo la línea, pero Diego decide tomarse la molestia, golpeando el balón como si fuera un cono de tráfico. Ahora se está preparando para disparar.

WORLD CUP-1986-ARG-ENG
Maradona sorteó a todos los rivales que salieron a su paso | STAFF/Getty Images

Solo que no dispara. Todavía le queda un muñeco más en su sala de exposición y se las arregla para vendñerselo a Shilton por un precio muy bajo. Por segunda vez en cinco minutos, Diego le baja los pantalones a Shilton y con su finta deja el tapón de pelo rizado escarbando en la tierra.

Todo lo que queda por hacer ahora es meterlo en la red vacía y desatar una marea de éxtasis sin adulterar en Argentina.

Esto fue más que un objetivo. Esta era una nación que sanaba las heridas de una guerra amarga. Un pueblo que se deshace de los últimos grilletes de una dictadura cruel. Un país que se deleita con el poder catártico del hermoso juego.

Maradona continuaría levantando la Copa del Mundo de 1986 con sus 10 asistencias de gol, siendo un récord de todos los tiempos.

Sin embargo, estadísticas como estas no son por lo que debería ser recordado. En cambio, debería ser llorado como portador de alegría, el goleador del Gol del Siglo, un hombre imperfecto y la estrella del deporte más venerada en la historia de la humanidad.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!   

facebooktwitterreddit