​El ex marcador central de la selección argentina habló en exclusiva con 90min. Reveló detalles de su relación con Messi, recordó el gol de Bergkamp en el Mundial de Francia 1998 y confesó que estuvo cerca de jugar en el Barcelona y el Real Madrid.


Roberto Ayala estuvo más de 15 años ligado a la selección argentina: los 114 partidos que disputó con la camiseta albiceleste lo ubican como el cuarto jugador con más presencias, en un ranking que lidera Javier Mascherano, con 147 encuentros. En su hoja de vida aparecen tres Mundiales (1998, 2002 y 2006) y cuatro Copas América (1995, 1999, 2004 y 2007).  Sus mejores resultados fueron dos subcampeonatos en el máximo torneo continental de la región. 


Actualmente, integra el cuerpo técnico que comanda Lionel Scaloni. En este mano a mano a la distancia con 90min, el "Ratón" explicó el significado que tiene para él la selección argentina: "Es muy especial para mí porque estoy desde 1993, cuando me convocó el Coco Basile. Me siento muy cómodo e identificado. Hay que hacer un gran esfuerzo para estar porque dejás muchas cosas de lado para poder obtener ese prestigio que sólo te la da esta camiseta. Así nos lo hicieron saber: ¡no hay nada más lindo que ponerse la camiseta de la selección!. Hoy vivo el día a día con mucho amor y me gusta transmitir el sentido de pertenencia”.


Lógicamente, la suspensión del fútbol a nivel mundial por el coronavirus modificó la planificación que Scaloni y su cuerpo técnico tenían de cara al 2020: "Teníamos muchas ganas de empezar la doble fecha de Eliminatorias contra Ecuador y Bolivia porque había buenas sensaciones y el equipo transmitía buenas cosas. Se creó un buen ambiente de trabajo y ahora hay que ver cómo y cuándo se retomará. Los futbolistas tienen que mantener su nivel para ser otra vez convocados".

Luis Martín,Martín Tocalli,Roberto Ayala,Walter Samuel,Lionel Scaloni,Pablo Aimar



¿Te dolieron las criticas a Scaloni cuando le dieron el cargo?

Nuestra sociedad es así y hasta que no ven resultados no servís. Con su perfil bajo trabajó mucho y lo seguirá haciendo de la misma manera porque lo siente así. Se ganó una continuidad por lo que hizo hasta ahora y nosotros estamos atrás para apoyarlo en todas la decisiones. Ojalá se quede hasta que termine el contrato.


Tuviste la chance de jugar con Messi y ahora lo dirigís. ¿Qué nos podrías contar de él?

Es normal, le gusta que lo traten como uno más. Es una persona muy cercana que creció muchísimo en este último tiempo. Hoy es un líder dentro y fuera de la cancha, con la palabra justa. En los inicios, cuando fuimos compañeros, prácticamente ni hablaba. Es más, salía a entrenar porque era obligatorio sino se quedaba en su habitación. Hoy participa de todo: habla con sus compañeros, les pregunta cómo están. En la previa de los partidos también habla mucho. Hace cosas en silencio que sirven mucho para el grupo.


En estas últimas semanas se habló mucho de el Barcelona podría fichar a Lautaro Martínez, ¿le recomendarías que sea compañero de Messi?

Está buenísimo cuando se arman sociedades en los clubes porque después en la selección se conocen mucho más. Lautaro tiene que ver si le conviene o no. Hoy se encuentra en un equipo muy importante y está haciendo un gran trabajo. Lo que queremos es que los futbolistas estén en un buen nivel.


Uno de los golpes más duros para Ayala en su carrera fue el Mundial de Corea y Japón 2002, en el que no pudo sumar minutos por una lesión que sufrió en la previa del partido inicial contra Nigeria. "Me dolió mucho porque era un equipo que sabía lo que quería dentro del campo, nos había ido muy bien en las Eliminatorias y amistosos. Teníamos la ilusión de ser campeones. Había jugadores importantes, pero llegamos con muchos partidos en el hombro. Necesitábamos estar frescos y en ese momento no lo estábamos”, recordó el ex marcador central.


Disputaste también el Mundial 2006 , con gol incluido ante Alemania, ¿qué se te cruzó por la cabeza en el momento del festejo?

Fue una explosión de felicidad porque estaba mi papá atrás de ese arco, se me vinieron muchas cosas a la cabeza. Es uno de los mejores regalos que me dio el fútbol aunque también tiene su lado negro: después me tocó errar el penal y quedamos afuera. Tuve muchos golpes en este deporte, pero sé que la carrera es así. Siempre tuve en mi cabeza salir rápido de las crisis para volver a hacer bien las cosas.


¿Volviste a ver el gol de Bergkamp en el Mundial de Francia '98? (ndr: Holanda derrotó a la Argentina por 2 a 1 y lo dejó afuera de la competencia en cuartos de final)

La vi un montón de veces y todavía no encuentro mi error en esa jugada. En el área no tuve ningún fallo, sí hay un control increíble por parte de él, un enganche y una tremenda definición. En el enganche pensé que iba a patear e intento tapar y después no tengo chances de poder barrer con la otra pierna porque hubiera hecho penal. 


En esa jugada hay muchas cosas bien hechas de Bergkamp y nadie le da importancia, se quedan con mi supuesto error. Lo que sí admito es que estaba mal posicionado en el pelotazo porque si hubiese estado bien perfilado habría ido a disputar la pelota sin problemas.




Valencia's Roberto Ayala celebrates afte...

Por pedido especial del entrenador Héctor Cúper, Ayala arribó al Valencia en el año 2000, donde dejó una huella imborrable tras sus años en el club. 


Debido a su gran actuación, los equipos más poderosos de España posaron en ese momento sus ojos en el Ratón. "Barcelona quería comprar a las tres AAA: Ayala, Albelda y Aimar, pero no se llegó a nada porque fueron solos sondeos. En el 2003, estuve muy cerca de jugar en el Real Madrid, pero el Valencia rompió las negociaciones porque no se pusieron de acuerdo en las formas, reveló el ex defensor central, quien conquistó cuatro títulos con la camiseta del equipo "ché".


Estuviste en las puertas de ganar la Champions League con el Valencia. ¿Creés que la podrán ganar en algún momento?

Es algo que sueño, deseo que se arme un grupo de futbolistas interesantes para que pongan a Valencia en una nueva final. Yo creo que si tiene la chance de disputarla otra vez, la suerte sí estará de nuestro lado.