Los despachos echan humos. Reuniones en lejanía, llamadas de audio y de vídeo, horas no presenciales, teletrabajo. Pese a que los estadios están vacíos, el movimiento es constante y los clubes quieren atar a sus futbolistas antes de una posible caída de mercado. La Juventus afronta estos días con una prioridad: renovar a Paulo Dybala. El argentino, que estuvo muy cerca de salir el pasado verano, estaba completando una temporada espectacular y en Turín piensan en el 10 como su nuevo Del Piero.

FBL-ITA-CUP-AC MILAN-JUVENTUS


Según informa TuttoSport, los de Turín ofrecerán un contrato irrechazable al argentino, que está en la agenda de clubes como el Manchester United, el Tottenham o el Atlético de Madrid. El club italiano le ha planteado aumentar su salario en 3 millones netos anuales, es decir, en lugar de los 7 millones que cobra en la actualidad, el mediapunta pasaría a una cifra redonda: 10 millones de euros al año. Sería el segundo jugador mejor pagado de la Serie A, solo por detrás de su compañero ​Cristiano Ronaldo.


La duración del contrato es otro de los temas a tratar. Han decidido abordar ya la negociación porque quieren asegurar el futuro del argentino con las rayas blancas y negras, pues su contrato expira en 2022. La oferta traspasada al agente del 10 es alargar el vínculo hasta 2025, fecha en la que ​Dybala cumplirá 32 años. No será la última renovación