Un año más la continuidad de ​Ivan Rakitic en el FC Barcelona está en entredicho. El croata tiene un pie y medio fuera del club y su protagonismo en el equipo ha ido descendiendo con el paso de los meses. Por ello en la directiva no entienden el empeño del jugador en quedarse y quizá en esta ocasión Bartomeu y los suyos tengan razón y Rakitic ya no tiene sitio en este proyecto no este equipo.


Rakitic ha pasado de ser un pilar fundamental a intentar ser traspasado, de ser titular indiscutible a tener un rol secundario tanto con Valverde como con Setién. La llegada de De Jong y el overbooking de centrocampistas en el ​Barcelona, unido al bajo nivel que ha mostrado el croata esta temporada le sitúan directamente en la diana de salida. Quique Setién ha estado apostando por otros jugadores en el centro del campo. Busquets, De Jong, Arthur y Arturo Vidal están por delante de Rakitic en los planes del técnico y un jugador como Rakitic, con todo lo que le ha dado al club, no merece ser relegado al banquillo. Aunque su nivel haya descendido respecto a otras temporadas su calidad está fuera de toda duda y un jugador de su clase no puede permitirse pasar un año siendo un mero suplente y más aún sabiendo que hay equipos que le recibirían con los brazos abiertos.

Ivan Rakitic

El tiempo de Rakitic en el Barcelona está llegando a su fin y por lo que hemos visto ya no es una pieza importante del proyecto de Setién. La relación entre la cúpula del club y el jugador está totalmente rota pero ese no es motivo para que no reciba un trato justo y digno por parte de una directiva que hasta ahora lo ha estado ninguneando. La mejor solución para ambos sería una salida en cuanto se abra el mercado de fichajes. A sus 32 años Rakitic aún tiene grandes momentos que ofrecer y si en el Barcelona no saben apreciar lo que tienen no sería justo para él quedarse un año más, sabiendo que es el quinto centrocampista en discordia y viviendo una temporada tan atípica como la actual que ha sido una montaña rusa de emociones. Mucho tendrían que cambiar las cosas en el club para que Rakitic volviese a sentirse valorado y ambas partes acepten prolongar su vínculo. Pero la política de Barcelona va por otro rumbo y ya ha empezado la transición en la que los más veteranos se hacen a un lado para dar paso a los jóvenes fichajes.


A día de hoy el centrocampista croata no tiene sitio en el Barcelona o al menos el sitio protagonista que ha tenido hasta ahora. Rakitic no se merece pasar al ostracismo, y lo mejor tanto para el club como para él es su salida.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!