Se va el campeonato de Primera División y con él llegará el fin de un formato que nunca le trajo soluciones al fútbol argentino. ¿Calendarios organizados? ¿Para qué? Si de igual modo se terminan cambiando porque no los consensúan con los clubes.


Llegaron con la idea de mostrarle al mundo que el fútbol argentino podía europeizarse. Manifestaron que arribaría una lluvia de auspiciantes con la brillante idea de jugar partidos a las 11 de la mañana para que se observen en todo el mundo. No contentos con eso, le quitaron a este deporte un momento incomparable para sus hinchas: la salida de los equipos a la cancha.

Racing Club v Defensa y Justicia - Superliga 2018/19

Con una fila india y todos detrás del árbitro al mejor estilo UEFA Champions League, el fútbol argentino perdió su esencia. Y a cambio de nada, porque no es novedad que estamos carentes de novedades y en realidad se perdió más de lo que se ganó. Al hincha no le interesa que haya una base de estadísticas, para eso estamos nosotros. Mucho menos que un autito le lleve la pelota al árbitro en cada inicio de encuentro.


Por suerte, la Superliga se va y terminará el doble comando. Afortunadamente no tendremos que ver más una liga y otra Copa Superliga que es lo mismo pero en un formato más corto. Volvamos al torneo largo, ese que se juega de junio a junio y no tiene demasiados problemas en sentido organizativo.

Lisandro Lopez

Ahora se buscará mantener 24 equipos en la liga y está bien, aunque no podemos dejar de reconocer que ha sido de un modo un tanto desprolijo. Tratemos de que todo mejore, pero sin esta Superliga que sólo se va con una sola conclusión: fue una farsa.