El conjunto alemán sentenció la eliminatoria de los octavos de final de la ​Champions League con un contundente cero a tres en su visita a Stamford Bridge. Frank Lampard y sus pupilos no pudieron hacer otra cosa que ver cómo una apisonadora roja les pasaba por encima, superándoles en todas las facetas del juego y avocándoles a obrar un milagro en el Allianz Arena para pasar de ronda.


El Bayern de Múnich demostró toda su personalidad y todo su potencial para, desde el minuto uno, hacerse con el control del partido. Los bávaros pusieron el juego y también las ocasiones en una primera mitad que se despidió sin goles, pero con un remate al larguero de Thomas Müller y varios disparos más que bien pudieron suponer el primer tanto.


Serge Gnabry


Precisamente el de canterano muniqués fue uno de los hombres del partido pues no intervino directamente en el resultado pero fue indetectable. Müller jugó en la posición en la que más cómodo se siente, como mediapunta, apareciendo donde más daño podía hacer y dando un recital de juego al primer toque, disparos y sorpresivas incursiones al área.


Ya en la segunda mitad aparecieron de forma determinante los otros tres hombres del partido. Primero fueron Robert Lewandowski y Serge Gnabry, y después Alphonso Davies. El polaco asistió al alemán en los dos tantos que hizo en apenas cuatro minutos, el cero a uno con un pase de la muerte tras un desmarque brillante y el segundo con un pase al hueco que dejó al de Stuttgart solo ante el portero.



El extremo germano le ha cogido el gusto a dejar grandes actuaciones cuando regresa a Londres, donde estuvo un tiempo vistiendo la camiseta del Arsenal. Gnabry le hizo cuatro al Tottenham en el 2-7 que los alemanes le endosaron a los ingleses en la fase de grupos y ayer firmó otros dos al Chelsea, casualmente los dos mayores rivales de los 'gunners' en la capital británica, cuyos equipos no están teniendo mucha suerte en estos octavos de final.


El tercer tanto fue obra del delantero polaco, que ya es máximo goleador en solitario de la Champions League con once tantos y también de la Bundesliga, donde ha firmado ya 25 dianas. Lewandowski está mostrando este curso su mejor versión de cara a gol, manteniendo además una regularidad que otros años se le escapaba y siendo clave para su equipo.



Y el otro hombre del partido fue el joven lateral canadiense Alphonso Davies, que a sus 19 años, y aprovechando la reestructuración defensiva del equipo tras la lesión de Niklas Süle, se ha hecho con la titularidad. El norteamericano fue una amenaza continua por su banda con carreras asombrosas, una de las cuales dio lugar al tercer gol bávaro. Davies no solo sumó en ataque, sino que estuvo acertado en todos los envites del Chelsea.


El Bayern de Múnich certificó, salvo catástrofe, su pase a los cuartos de final de esta Liga de Campeones con una goleada que pudo ser aún mayor y que dejó claras sus intenciones esta temporada. Los alemanes tienen un equipo repleto de grandes nombres, una mentalidad ganadora y un técnico que sabe muy bien a lo que quiere jugar, ingredientes necesarios para poder decir que este equipo tiene cara de campeón de Europa.