Parece que la cúpula del fútbol mundial no está destinada para cualquier futbolista mexicano, o por lo menos no es de fácil acceso. Los jugadores aztecas pisan el viejo continente sin la misma cantidad de oportunidades que los sudamericanos y mucho menos que los europeos. Esto se debe, principalmente, a que en nuestra región, el fútbol se encuentra en un nivel subdesarrollado en comparación a ​Europa y probablemente la mayoría de nuestros hombres que emigran con carencias tácticas, técnicas y hasta emocionales.


La situación de Hirving Lozano con el Napoli está dejando en evidencia 3 puntos cruciales: que Gattuso no se tienta el corazón y es capaz de cortar de tajo al futbolista más caro en la historia del club; que Chucky no se encuentra en el nivel que muchos mexicanos creíamos, y que pocos futbolistas mexicanos tienen la mentalidad para sobreponerse a esta suma de cuestiones.

Lozano maravilló Holanda en dos temporadas y creímos que estaba para cualquier equipo grande, pero optó por el fútbol más denso en Europa y, para su mala suerte, cayó en un equipo que no necesita a un jugador con sus características. Para poner el último clavo en un ataúd que en su lápida dirá "Fracaso por Italia", se fue Carlo Ancelotti, la única persona que todavía confiaba en él, y en su lugar entró Genaro ‘il Rino’ Gattuso, el nuevo David Moyes para los compatriotas aztecas.


De personalidad fuerte y aguerrido en sus ideas, como lo fue en el terreno de juego, Gattuso no dudó en dejar fuera a Lozano porque “no trabaja como él quiere, y esto, ante la mentalidad promedio de los futbolistas mexicanos, debe derribar las aspiraciones europeas de por lo menos 8 de cada 10 jugadores. Una tragedia a la que Lozano se tendrá que reponer absolutamente sólo, y entonces ahí empezará a forjar la mentalidad y carácter que un futbolista necesita para triunfar en Italia y en Europa.

Después tendrá que trabajar el aspecto táctico y técnico, que seguro le está pasando factura en estos momentos. Ya lo dijo Héctor Moreno en una entrevista hace un par de semanas: “Cuando llegué a la Roma descubrí que no sabía defender”. Y es que Italia es el lugar más guerrillero para desplegar fútbol en ataque. por supuesto que después de jugar en ​Pachuca y PSV le iba a costar trabajo, porque tristemente no estamos ante un jugador fuera de serie y debe tener carencias.


La educación futbolística en México no está al nivel de la europea y pocos futbolistas nuestros nacen con la actitud de un sudamericano. Es algo que ya se trae hasta por genética y que nos toca desarrollar con la práctica. Así que Chucky debe luchar contra esos contratiempos que pocos se esperaban, pero que para nada son novedad.


La realidad de Lozano es que está por debajo del trabajo que se realiza en Italia. Escogió el peor lugar para un futbolista de sus cualidades, pero está en sus manos cambiar esa realidad, empezando por su carácter. Que empiece a trabajar, mejorar y callar bocas, que sólo así podrá hacerse un hueco en el fútbol más difícil de Europa. Trabajar la mentalidad, luego la calidad, y si sobresale en Italia como delantero, Mino Raiola y sus botines se encargarán de colocarlo en un club de mucho mayor prestigio.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!