En el medio futbolístico, el nombre de Guardiola está asociado a grandes gestas futbolísticas, el fútbol más hermoso practicado por equipo alguno, y al de un políglota que domina 5 idiomas. Es indudable que es uno de los grandes técnicos de la historia, pero tiene un competidor, que es el único contra el que tiene balance negativo; y bajo ciertos argumentos parece ligeramente mejor que el “profeta” de Sampedor. Es el alemán Jürgen Klopp.


Jurgen Klopp,Josep Guardiola

Klopp es el mejor exponente del “Vollgasfussball” o sistema Gegenpressing, un fútbol más directo que el de Guardiola, basado en un estilo agresivo de alta intensidad y presión. Sin embargo, los equipos del alemán también saben tener el balón y replegarse, para desplegar su arma secreta, el contragolpe. Aunque la esencia es un juego netamente ultraofensivo. Prueba de ello se vio en la semifinal de la Champions League 2018-19, en la que el osado Liverpool presionó al Barcelona en su propia área, obligándolos a sacar en largo, una situación que Pep hubiera recriminado de forma vehemente. En ese partido el equipo inglés por momentos metió en su campo al conjunto catalán, y ni se diga en la vuelta. Si un equipo tiene la personalidad para someter de esta manera a uno de los conjuntos “paladines” del juego ofensivo, entonces la cabeza de mando debe tener algo diferente al resto.

Jürgen Klopp


Josep Guardiola fue un extraordinario mediocampista que fungía de enlace entre la línea defensiva y las demás líneas, una función similar a la que desempeñaba Busquets y Xavi en su Barcelona, sacar el balón limpio desde la defensa. Guardiola ganó la Champions del 92 con el denominado “Dream Team”, el mejor equipo de la historia del fútbol catalán, hasta que apareciera, él, en el banquillo. Como técnico, dirigió al Barca B de 2007 a 2008, y lo ascendió de tercera a Segunda B. Luego tomaría al primer equipo en 2008, consiguiendo, la friolera cantidad de 14 títulos, incluyendo el triplete en su temporada de debut. Pero aquel equipo estaba plagado de verdaderos “súper dotados” del fútbol.

Joan Laparta,Josep Guardiola

Seguidamente, en 2013, Pep pasó al Bayern Múnich, y en su año de llegada se encontró en la Supercopa alemana con su nuevo archirrival, el Dormund de Klopp, que en años consecutivos le robaría su chance de ser súpercampeón de Alemania al conjunto bávaro. Pero al Dormund, el conjunto bávaro le robaría sus mejores figuras, a fuerza de chequera, además del resto de títulos locales.


En 2016, Guardiola pasaría al Manchester City, y aunque ha hecho cosas extraordinarias como una temporada con 100 puntos, y muchos títulos locales, ha gastado cantidades astronómicas de dinero en compra de jugadores. En su año de debut, gastaron 213,5 M€. En la temporada 2017-18, se gastaron la ridícula cantidad de 317,5 M€. Un año después gastaron solo 78,6 M€. En la presente temporada (2019-20), 166,8 M€, para un total de 776,4 M€, en todos sus años al servicio en el City, y eso que no se está hablando de propiedades en islas paradisíacas, sino de jugadores de fútbol.


Pep Guardiola

De datos relacionados a esta exuberante cantidad de dinero se apoya Paul Merson (columnista del Daily Star y ex jugador del Arsenal), para argumentar que Klopp es mejor que Guardiola. Según el ex futbolista: “Klopp podría ascender a la Premier a un equipo de segunda B mientras que para Pep necesitaría refuerzos de 100 millones”. Y tiene algo de sentido pues Klopp empezó su carrera de DT en el Mainz, equipo al que dirigió por 8 años, y al cual ascendió a la Bundesliga e incluso clasificó a la Copa de la UEFA en 2005.


En 2008 paso al Borussia Dormund, una escuadra que tenía algún tiempo sin figurar en Alemania. En la temporada 2010-11 conseguiría la Bundesliga, al igual que en la temporada siguiente. Muchos jugadores derivados de aquel equipo obtendrían reconocimiento mundial, tales como: Hummels, Reuss, Gotze, Sahin, Kagawa, y el polaco Roberto Lewandoski. El Bayern, en 2013, le robaría la Champions que se disputó en Wembley y posteriormente a fuerza de chequera sus mejores jugadores, con Guardiola en el mando.


Jurgen Klopp

En 2015, llegó al Liverpool, un gigante europeo con muchos años sin gloria, y en su debut disputó la final de la Europa League, aunque la perdió. Con un proyecto a largo plazo, el Liverpool invirtió bien y trajo grandes jugadores. En 2019 el Liverpool ganaría la Champions, y en la temporada actual funge como el mejor equipo del mundo. Gastando un total de 446 M€, pero ingresando 362,5 M€.


Lo anterior sugiere que Guardiola es sinónimo de triunfos inmediatos, al menos en el medio local, aunque con grandes inversiones económicas y en ocasiones, con equipos armados. Por otro lado, Klopp es un técnico que apuesta por proyectos a largo plazo con especial éxito a partir del tercer año, y con equipos que, salvo en el Liverpool, no contaban con gran poderío económico. Ambos promovieron juveniles al primer equipo y ambos se centran, en el juego ofensivo. El alemán comenzó desde abajo, en cambio el catalán empezó en la élite. Uno requirió menos recursos para triunfar, y otro grandes recursos, pero menos tiempo. Pero sin duda a quien fascina las historias de superación, Klopp representa la mejor opción, pues ha sabido luchar contra grandes poderes establecidos y ponerse a la par de ellos a través del trabajo, la dedicación y un aspecto psicológico propio de los alemanes.