Nuevo revés para Rodrygo, aunque esta vez se lo ha buscado. El brasileño, que llevaba varios partidos sin ser convocado con el primer equipo blanco, bajó este fin de semana a jugar con el Castilla y la acabó liando.


Lo hizo por partida doble y casi en el mismo instante. Primero porque jugó bien y fue decisivo en la victoria contra marcando el 2-0. Pero acto seguido no tuvo otra cosa mejor que hacer que celebrar el tanto delante del portero del San Sebastián de los Reyes y acabó siendo expulsado por doble amarilla.


No sirve de justificación, pero sí que es cierto que sus piernas fueron el objetivo de la defensa rival, lo que acabó hartando al jugador y mostrando esa actitud tan impropia de un jugador del ​Real Madrid. Una cosa es que lo cabreen y otra es que el jugador pueda hacer lo que le dé la gana en el césped.


Al final el perjudicado es el club, que pensó que era buena idea que Rodrygo jugara con el filial ante la falta de minutos. Ahora se encuentran con que Hazard no podrá jugar por lesión y que una de las alternativas tampoco lo podrá hacer por falta de madurez.

Rodrygo tampoco se escapa, no solo se perderá el partido siguiente, sino que ha perdido otra oportunidad de convencer a Zidane esta temporada. Justo en la peor semana posible, cuando el equipo se juega más de media temporada con la Champions League y el 'Clásico'.


¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!