​El protagonista del día de ayer en el regreso de la ​Champions League​ fue Erling Braut Haaland, que le hizo dos goles al París Saint-Germain en su debut en la máxima competición continental con el Borussia Dortmund. Los alemanes se impusieron por dos a uno en el Westfalenstadion con un tanto del otro anotador del partido, ​Neymar. El brasileño, con su gol, dejó la puerta abierta a una remontada en el Parque de los Príncipes, donde asegura no ha recibido un buen trato durante su última lesión.


Neymar


El extremo paulista reapareció con los parisinos después de cuatro partidos en los que estuvo alejado del césped por unas magulladuras en la zona de las costillas y, pese al gol, se le vio bastante cansado en los últimos minutos. Una falta de ritmo que Neymar atribuyó tras el partido a la gestión que desde el equipo se ha hecho con su última lesión: "Es difícil jugar 90 minutos sin pararse. Si hubiera estado en mejor forma, yo habría hecho un mejor partido".


El futbolista del PSG no se cortó a la hora de criticar a su club y reiteró: "Es muy difícil estar cuatro partidos sin jugar, pero por desgracia, no fue mi decisión. La decisión fue total del club y de los médicos. Ellos tomaron esta decisión y a mi no me gustó". Así expresó 'Ney' su descontento, tras un mal partido de los suyos en el que tan solo tiraron dos veces a puerta y, por suerte para ellos, el resultado para la vuelta es hasta positivo.


Neymar


"Hemos tenido bastante discusiones sobre estas decisiones porque yo siempre he querido jugar. Yo me sentía bien, pero el club tenía miedo. Al final, he sido yo quien más ha sufrido. Comprendo en parte el sufrimiento del club, porque en dos años me he perdido los octavos de Champions. Respeto las decisiones del club, pero esto no puede ser así, porque el jugador sufre", comentó también Neymar.