​River es el equipo más goleador de la ​Superliga con 37 goles (seis más que el 2º, Arsenal) y el que más jugadas de gol genera por partido, pero también el dueño de una estadística difícil de entender: su baja eficacia en la ejecución de penales.


Con el remate que Rafael Santos Borré estrelló en el travesaño este domingo ante Banfield, el equipo de Marcelo Gallardo llegó a su cuarto penal consecutivo fallado y en lo que va de la Superliga, solo ha convertido 3 de los 8 que le fueron otorgados. Para encontrar el último registro de un penal convertido por el torneo local debemos remontarnos a la sexta fecha, en la goleada por 4 a 0 sobre Huracán. Nacho Fernández acertó aquel día en Parque de los Patricios.

FBL-ARG-RIVER-BANFIELD


El primero en malograr su tiro fue Nicolás De La Cruz en el 3 a 0 sobre Lanús de la segunda fecha. Agustín Rossi se lo atajó. Nacho Fernández fue el siguiente, en la derrota ante Vélez de la séptima jornada con el remate despejado por Lucas Hoyos. Y todo hincha de River recordará esa increíble derrota en el Monumental frente a San Lorenzo, cuando Torrico le contuvo la ejecución a Borré y Quintero, ya en el segundo tiempo, estrelló su tiro en el palo.


¿Los tres aciertos? El mencionado gol de Nacho ante Huracán, otro del ex-Gimnasia frente a Racing y Borré, en la segunda jornada ante Lanús.