Este viernes, llegó al mundo del fútbol una noticia que hizo ruido a lo largo y ancho del planeta: por no cumplir con el Fair Play Financiero, Manchester City fue suspendido por las dos próximas temporadas en competiciones UEFA. 


A su vez, también adquirió una multa equivalente a 30 millones de euros. ¿El motivo? Haber roto las reglas del (conocido en inglés como) Financial Fair Play. Ante esta situación, en 90min te explicamos de qué se trata este asunto.


En sintonía con lo que expresa The Guardian, el denominado Juego Limpio Financiero (FFP, si tenemos en cuenta sus siglas en inglés) llegó al fútbol europeo en el año 2011 para invitar a los clubes a no gastar demasiado dinero al momento de abonar los sueldos de sus jugadores. De este modo, se buscó aliviar la situación financiera de las instituciones y cuidar que no gasten más dinero del que ingresa a sus arcas. Así las cosas, se evitarían retrasos en los pagos entre equipos (según amerite la situación).



Sin embargo, la UEFA anunció oficialmente que “tras examinar todas las pruebas encontraron que el Manchester City Football Club sí cometió graves infracciones del Reglamento de Licencias de Clubes y del Juego Limpio Financiero de la UEFA al exagerar sus ingresos por patrocinio en sus cuentas y en la información de punto de equilibrio presentado a la UEFA entre 2012 y 2016”.


De este modo, el sitio oficial de UEFA manifiesta de forma contundente que sus clubes afiliados, para jugar en cualquiera de sus competiciones, deben comprobar que no le adeudan dinero a otros clubes, jugadores o autoridades tributarias. En síntesis, el Fair Play Financiero forza una obligación a pagar todas las facturas y demostrar que se está 'al día'.


Las reglas del Fair Play Financiero manifiestan que, en caso de no cumplirse con los lineamientos establecidos, será el Comité de Control Financiero de los Clubes quien tenga la libertad de decidir cómo se debe proceder en esa situación y cuáles son las sanciones correspondientes. Si bien las faltas no implican que se pierda la posibilidad de jugar en alguna competición, también es cierto que existen casos severos como el del City en donde no hay compasión.

FBL-ENG-PR-SHEFFIELD UTD-MAN CITY

La UEFA explica que para sancionar a un equipo, en primer lugar, se arranca con una advertencia que luego derivará en una amonestación o multa. Luego, puede llegar una deducción de puntos y una retención de los ingresos obtenidos en competiciones UEFA. Acto seguido, en caso de continuar la falta, se procederá a la prohibición para registrar nuevos jugadores y lo más grave es la descalificación o prohibición para jugar un torneo (o quitar el título obtenido, llegado el caso).