​Sin dudas, se trata de la noticia de la semana. En las últimas horas del viernes, la UEFA anunció que el Manchester City fue suspendido por dos años sin jugar la Champions League y una multa de 30 millones de euros por romper el Fair Play financiero e inflar a sus patrocinadores en el período entre 2012 y 2016.


A través de un comunicado, la UEFA dio a conocer la noticia.


“La Sala de Adjudicaciones, después de considerar todas las pruebas, descubrió que el Manchester City Football Club cometió infracciones graves de las Regulaciones de Licencias y Juego Financiero de la UEFA Club al exagerar sus ingresos de patrocinio en sus cuentas y en la información de equilibrio presentada a la UEFA entre 2012 y 2016.


“La Sala de Adjudicaciones también encontró que, en violación de las regulaciones, el Club no cooperó en la investigación de este caso por parte de la CFCB”, se lee en el texto.

Dicha medida entrará en vigor a partir de la temporada 2020-21 y 2021-22, además de la multa de 30 millones de euros. Dicha decisión puede ser apelada ante el TAS.


Rápidamente, el club inglés realizó una publicación a través de las redes sociales para explicar lo sucedido.

​​

"El City está decepcionado, pero no sorprendido por el anuncio de hoy de la UEFA. El club siempre ha avisado de la imprescindible necesidad de buscar un organismo y un proceso independiente para considerar de forma imparcial las irrefutables pruebas en apoyo de su posición (la del club)", informó la entidad.


Seguramente, en las próximas horas conoceremos más novedades sobre esta bomba que sacudió al fútbol mundial.