El Barcelona parecía decidido a ir a por Rodrigo Moreno para reforzar su delantera. En principio, era la primera y casi única opción que se barajaba en los despachos del Camp Nou. 


Sin embargo, hoy ha sonado otro nombre y ha subido con fuerzas para ser candidato a llegar al Camp Nou: Olivier Giroud. Ahora, el francés es una opción real y, ya que apenas cuenta con minutos en el Chelsea, pues Tammy Abraham le ha quitado el puesto, la operación sería más sencilla. La directiva del Barcelona debe sentarse y reflexionar: sencillez o calidad. Si se rigen por el bien del equipo en lugar de la dificultad, no hay lugar para la duda, Rodrigo debe de ser el objetivo número 1 de​ los blaugranas.

Rodrigo Moreno


Olivier Giroud es un buen delantero. El francés ha ganado el Mundial con su selección y cumplió con nota en el Arsenal y el Montpellier. Es cierto que tiene sus pros, sobre todo en el estilo. La forma de jugar de los gunners con Wenger se acerca a la que implantará Setién en el Barcelona, por lo que cierto paso de adaptación está hecho. En el Emirates demostró que tiene calidad para tocar el balón y capacidad de movimientos para dar fluidez al juego. Otra de las ventajas sería que no levantará la voz para ser titular cuando vuelva Luis Suárez, pero no todo son luces, el camino del francés oculta muchas sombras.


El punta está adaptado a un estilo de juego combinativo, con libertad de movimientos y en función de apoyo a extremos e interiores. Es innegable. Sin embargo, no está adaptado al fútbol español ni a la vida en Barcelona, su llegada requeriría de un período de adaptación. El galo, además, no está felizmente casado con el gol y ha recibido muchas críticas por su falta de acierto.


No quiero realizar un análisis sobre las características del francés, pues mi objetivo en este artículo era compararlo con Rodrigo para terminar concluyendo que el delantero del Valencia es mejor opción. No lo he hecho. ¿Por qué? Es muy simple. Solo comparar a un delantero con otro me parece una osadía para el fútbol, la velocidad y el gol. Rodrigo es polivalente, desequilibrante, crea juego, asiste y anota. Giroud solo toca y mueve a los centrales. Decantarse por Giroud sería un error. Piénselo bien, Bartomeu.