Si hay un jugador que ha quedado a deber desde su llegada a ​Chivas, ese es Oribe Peralta, que ya no es ni la mitad del gran jugador que fue, pues a pesar de haber recibido la confianza de Tomás Boy en el Apertura 2019 le falló al no conseguir ninguna anotación en la ​Liga MX, lo mismo sucedió cuando Luis Fernando Tena tomó el timón, también le dio el voto de confianza, aunque fue lo mismo, logrando apenas un solo gol en la Copa MX frente a Correcaminos.



Esta claro que El Flaco lo estima demasiado por lo hecho en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y por la jerarquía que tiene en el fútbol mexicano, pero debe aceptar lo inevitable, su mejor etapa ya pasó y no volverá, por más intentos que haga de sobresalir su edad y condición física no le van a permitir llegar más lejos, ya que eso le sucedió con el ​América en sus últimos meses, tras una lesión perdió la titularidad y después fue recibiendo menos minutos de juego, razón por la cual es entendible que se hayan deshecho de él con tanta facilidad a pesar de ser uno de los capitanes y referentes.


El final de su carrera cada vez está más cerca y lo único que hizo en el redil fue quemarse totalmente, una equivocación por parte de la directiva porque trajeron a un futbolista etiquetado como ídolo en el acérrimo rival, alguien que varias veces se burló de la institución cuando les ganaban aún cuando varias veces se le buscó para vestirse de rojiblanco y prefirió a los azulcremas, así que de entrada ya no tenía el aprobamiento de la afición y seguirá sin tenerlo por su escaso peso en el vestidor y en el terreno de juego, tal como lo demostró este martes en los Octavos de Ida de la Copa cuando cayeron ante Dorados de Sinaloa, jugó 45 minutos sin haber podido tocar una pelota y una vez que salió para darle ingreso a Sebastián Martínez las cosas mejoraron, poniendo en evidencia que no está a la par del resto, que son un grupo dinámico, y aunque sea un hombre pensante, que sabe jalar marcas y poner buenos pases, esas cosas las sigue debiendo y no parece que vayan a llegar.



Por ahora ya es muy tarde para darle las gracias pues ya vio acción con el Rebaño Sagrado, pero una vez concluido el Clausura 2020 debería irse, por más jerarquía que tenga, por más respeto que le tenga Tena, deben dejarlo partir de nuevo al club de sus amores, ​Santos Laguna, o algún otro, o simplemente venderlo a la MLS, pues estos días aceptó que ha pensado en militar por allá como varios de sus compatriotas, pues es un hecho que en Chivas simplemente no brillará ni dejará grabado su nombre en letras de oro como lo hizo con las Águilas, los Guerreros y El Tricolor, no debe manchar todavía más su carrera, la cual es envidiable, pero un futbolista debe saber cuando llegó su momento.


De entrada los tapatíos ya no deberían darle minutos como titular porque no se puede seguir corriendo riesgos como en la Copa, donde están al borde de la eliminación, no deben darse el lujo de ponerlo sin garantizar éxito, y más con la presión que hay sobre sus hombros pues fueron el equipo del cual se habló todo el mercado de invierno al traer varios refuerzos, así que deben concentrarse en el futuro, en talentos como El Chevy, Ronaldo Cisneros, Alexis Vega, Cristian Ortíz, Alejandro Organista, entre otros más, en vez de seguir perdiendo su tiempo con un hombre que dejó lo mejor de sí mismo antes de arribar a Verde Valle y que no basta con servir de consejero y guía para el resto de los jóvenes, ocupando un espacio para alguien que pueda aportar más a la institución.



¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!