Durante el receso del ​fútbol argentino se suele hablar todo el día del ​mercado de pases: quién llega, quién se va, cuántos millones está dispuesto a desembolsar un equipo para contar con una estrella, y una lluvia de etcéteras que llenan los principales canales deportivos.


Sin embargo, en este 2020 una de las personas más solicitadas en el ámbito estuvo lejos de ser un jugador, dirigente o representante: se trató de Paula Ojeda, Abogada Máster Internacional en Igualdad de Género y encargada del Área de Género en ​Vélez Sarsfield.



¿Por qué se la contactó de manera reiterada? El desencadenante fue el caso Ricardo Centurión, futbolista con antecedentes de violencia de género quien llegó al "Fortín" para reforzar el plantel de Gabriel Heinze, en medio de la polémica por la decisión del club de contar con sus servicios.


En ese sentido, Ojeda atendió en exclusiva a 90min y explicó de qué consta la nueva cláusula de rescisión que se le aplicó a todos los jugadores de la entidad de Liniers a propósito del desembarco de Centu, contó qué clubes se sumaron a la política y brindó su opinión sobre el caso Jonatan Cristaldo y acerca de la homofobia en el fútbol argentino.


¿En qué consiste la tarea que realizás día a día en el club?

Las funciones son muchas. Es un trabajo de prevención: hacemos charlas, talleres, presentaciones de libros y películas. Trabajo con todas las situaciones que puedan ocurrir en el club, no solo en el fútbol, sino en las diversas áreas que tiene la institución. Y con cualquier tipo de discriminación: de género, raza, etnia, religión...



A raíz de la llegada de Centurión, Vélez diagramó una cláusula especial para sus futbolistas. ¿Podrías contarnos detalles de la misma?

Primero, decir que somos el primer club que adopta una serie de reglas en el contrato con respecto a la violencia de género. Como bien marcás, no solamente la tendrá Centurión, sino que será para todos: a Mauro Pittón, por ejemplo, le tocó firmarlo antes que a él. Habla de respeto y conocimiento integral al protocolo institucional de violencia de género, violación y abuso sexual.


Personalmente, ¿estás de acuerdo con la llegada del ex Racing teniendo en cuenta sus antecedentes?

No estoy de acuerdo que una persona con pasado violento esté en la institución, pero es una decisión que toman el presidente y la Comisión Directiva. Es algo que excede a mi trabajo, sí me parece novedoso que me hayan consultado y que se trabaje en el tema, estoy orgullosa de eso.


¿Tenés conocimiento del estado de la denuncia realizada por Melina Tozzi, su ex pareja?


La denuncia está archivada porque no encontraron elementos para avanzar con ella, pero estoy al tanto de lo que pueda ocurrir en el futuro.


¿Qué rol adoptó la Asociación del Fútbol Argentino respecto al tema? ¿La Superliga? ¿Los clubes en particular?


Por ahora, la Superliga no tiene ningún plan. La AFA sí: a fines de diciembre de 2019, se lanzó un Departamento de Género con el objetivo de tratar la problemática, pero es todo muy reciente. A raíz del trabajo que venimos haciendo se sumaron muchos clubes, nos empezaron a consultar. Estudiantes, Gimnasia y Boca son algunos ejemplos, no solo en el ámbito masculino sino también en el femenino.






¿Qué pensás acerca de la homofobia en la sociedad en general y en el fútbol argentino en particular? 


Ya lo dijo Matías Vargas, ex jugador del club, en una nota: por qué no pensar que hay jugadores de fútbol homosexuales. Hay que romper un poco con eso, deconstruirse, todos sabemos que el mundo de la pelota es muy machista. Es un trabajo largo, no es de un día para otro, pero la idea es ir avanzando para que en el futuro se tome de forma normal.


¿Qué opinión te merece lo que ocurrió con Jonatan Cristaldo, el futbolista de Racing surgido de Vélez Sarsfield que fue denunciado por su pareja y sufrió una sanción muy leve por parte de la "Academia"?


La gente, lamentablemente, ya se olvidó de lo que hizo Cristaldo. Es una decisión política de cada club. Si vos a ese jugador lo separaste apenas unos días y quedó todo ahí, está claro por dónde vas. 


¿En Vélez sería imposible que ocurra?


No quiero hablar mal de Racing, pero en nuestro caso no podría ocurrir: se tomaría como una falta grave y el club tendría la facultad de rescindir el contrato. Vélez siempre fue bastante prolijo, un club modelo. Estamos marcando mucha diferencia y me pone muy feliz, nunca tuvimos un problema con un jugador de fútbol. Es un trabajo arduo y que estoy segura que tendrá sus frutos, espero que ocurra con todas las instituciones.