Menos mal que apareció Griezmann en el último tramo del partido ante el Ibiza. Si no lo hubiera hecho, seguramente estaríamos hablando de una debacle de dimensión mundial. El ​Barça se tiró buena parte del partido por debajo en el marcador y en el último suspiro remontó la eliminatoria.

Antoine Griezmann

Con el anterior formato de Copa del Rey, de haber caído ayer, la vergüenza habría sido también de entidad, pero al menos hubieran tenido una oportunidad en el Camp Nou. Pero eso ya se ha acabado y ayer casi vemos un 'Alcorconazo' en versión azulgrana de no ser por el delantero francés.


Poco se puede salvar del equipo en el día de ayer. Con Setién se ha recuperado la idea del pase, se le da más protagonismo al centro del campo. Pero el juego es plano y sin profundidad. De poco vale pasar la pelota si no vas directo a la portería rival. Y esta fórmula se puede aplicar contra el Granada, contra el Real Madrid o contra el Ibiza. Da igual el nivel del equipo, los goles se marcan siempre en la portería que defiende el contrario y si no llegas, poco puedes hacer.


Antoine Griezmann,Arturo Vidal,Anssumane Fati

La solución está ahí y se vio ayer, solo hay que ver los goles. El primero con De Jong trazando un pase al hueco genial que acabó marcando ​Griezmann con un único toque, y el segundo con un rápido contragolpe finiquitado también por el ex del Atlético. La fórmula que pretende imponer Setién no es mala para controlar los partidos, pero hay que ir más directo. De nada sirve tener el control y no eres capaz de golpear.



¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!